Foto: Reuters

El tenista suizo Roger Federer, que luchará por el título del Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada, tras la retirada en semifinales del surcoreano Heyon Chung (6-1, 5-2), ha afirmado que la clave para imponerse en la final ante el croata Marin Cilic será tener “un buen comienzo” y no meterse “en demasiados problemas muy pronto”, y ha alabado la “actitud” del balcánico.

“Creo que he hecho todo bastante bien en el torneo. Solo espero tener un buen comienzo para el partido y servir bien desde el primer momento, no meterme en demasiados problemas muy pronto. Espero poder leer su saque”, deseó sobre la final en rueda de prensa. “He ganado todos mis partidos sin perder un set. Eso sí, tuve un poco de suerte contra Berdych en ese primer parcial”, añadió sobre su andadura en el ‘grande’ oceánico.

Además, advirtió del peligro de Cilic, ganador del US Open 2014. “Ganó el US Open, Como Stan -Wawrinka- ganó aquí hace unos años; eso les dio la convicción de que pueden hacerlo. Si se producen grandes momentos, pueden alcanzar este nivel”, indicó. “Creo que jugó muy bien contra Rafa; creer y jugar de manera muy positiva le hicieron ganar ese partido, porque no estaba bien cuando estaba un set abajo”, recordó.

El tenista helvético también rememoró su enfrentamiento con él en las ATP Finals de Londres. “El año pasado cuando jugué con él en las Finales ATP en la ‘round-robin’, perdió los tres partidos, pero tal vez debería haber ganado al menos uno de los dos primeros. Tuve que jugar un partido duro a tres sets contra él; no sentí que me estaba enfrentando a un tipo que acababa de perder dos partidos de la ‘round-robin'”, afirmó.

“Me gusta su actitud, es muy profesional; siempre es el mismo independientemente de si gana o pierde. En la pista, es un ganador. Está allí para ganar y no solo por estar allí. A veces ves a otros jugadores y sientes que están contentos sólo con haber llegado a cuartos, pero él lucha por más”, continuó.

Federer explicó también que coincidieron en las Maldivas de vacaciones y que jugaron un par de veces durante 45 minutos. “Cuando llegó, no quería molestarle, y él tampoco a mí. Después de dos días, él me escribió ‘yo también estoy aquí, por si quieres ponerte al día'”, dijo. “Fue muy divertido. Sin entrenadores, sin nada, solo nosotros dos en la pista golpeando pelotas. Fue muy agradable”, manifestó.

Sobre el duelo ante el surcoreano, al que deseó “una buena recuperación”, el suizo indicó que consiguió su objetivo, aunque no en las “circunstancias” que había previsto, tras su retirada por problemas en los pies. “Estoy feliz de estar en la final, para ser sincero, ese era el objetivo antes del partido de hoy. Pude llegar, pero no en las circunstancias que esperaba”, subrayó.

“Sabía que estaba teniendo problemas en sus pies (…) Pero jugué el primer set sin sentir que tenía tantos problemas, estaba muy centrado en mi propio juego. Al principio, intentaba hacer puntos cortos”, prosiguió. “Cuando me di cuenta de que estaba pasando apuros, no había necesidad de forzar demasiado y correr riesgos, sabía que era suficiente con jugar desde el fondo de la pista”, apuntó.

Por último, Federer aseguró que ganar su vigésimo título de ‘Grand Slam’ sería “20 veces especial”, y que estar en la final ya es una “recompensa” al “trabajo duro” de su equipo. “Nos muestra que también hicimos muchas cosas bien en la pretemporada. Esto siempre te da confianza, especialmente cuando pasas a semifinales y a la final”, concluyó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.