Foto: Reuters

Albert Ramos ha perdido ante Novak Djokovic en tres sets por 6-2, 6-3 y 6-3 en casi dos horas y medio de partido en la tercera ronda del Open de Australia. El encuentro, a parte de lo que diga el marcador, ha sido un partido muy disputado. Al serbio le ha costado bastante atravesar la solidez del catalán. La calidad se ha impuesto.

El ex número uno ha empezado bien, moviendo al rival y jugando con una gran cantidad de golpes ganadores. Tuvo tres bolas de rotura en el segundo juego del partido, per el español se desenvolvió muy bien y las logró salvar. Albert Ramos entraba en el partido. Pero la calidad se imponía en los momentos más importantes del set. El serbio creía cada vez más en su juego. El catalán, lo intentaba. Pero no podía. La calidad se nota. El serbo es mejor.

Esta era la tónica de todo el partido. Djokovic es mejor. Tiene más calidad y sabe sobreponerse mejor a las situaciones complicadas. Al inicio de la segunda manga dio un pequeño susto, ya que pidió un servicio médico. Estuvo seis minutos. Pero fueron solo calambres por la acumulación de minutos. Ya que cabe recordar que no juega un torneo desde julio, el último fue Wimbledon.

Las derechas, los reveses y la elección de la mejor decisión en cada momento, han decidido el ganar del partido. Albert se ha sentido sobrepasado. No podía y eso que lo intentaba. Luchaba cada bola como si fuera la última.

Así mismo han sido cinco breaks los que ha conseguido el serbio. No son pocos. Pero ha habido una gran igualdad. El próximo rival de Novak Djokovic es el surcoreano Chung, que ha vencido al cuarto cabeza de serie, Alexander Zverev en cinco sets.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.