La Guardia Civil ha detenido a un hombre por vender por Internet especies protegidas disecadas como si fueran trofeos de caza. Así, le acusan por un delito de contrabando y otro contra la flora y la fauna silvestre. Los agentes se han incautado 69 trofeos en Mallorca.

En el marco de la operación Loxodonta, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que un coleccionista de Mallorca se estaba dedicando a la venta por Internet de diversos trofeos de caza de ejemplares protegidos por el convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES). Su comercio se halla restringido e incluso expresamente prohibido según la especie.

Tras realizar gestiones sobre las imágenes de los artículos ofertados, los agentes del Seprona, con el apoyo de técnicos especializados del servicio CITES, identificaron algunos especímenes. Entre estos, había diversos colmillos de elefante, trofeos de leones, guepardos, leopardos o cocodrilos. Su comercio se encuentra totalmente prohibido al proceder de especies en peligro de extinción o en grave riesgo de estarlo.

La Guardia Civil identificó al responsable y los lugares donde tenía almacenados los animales disecados. Ya con la pertinente autorización judicial, los guardias civiles, con el apoyo de técnicos CITES de Mallorca y de otros desplazados desde Madrid, llevaron a cabo un registro domiciliario. Hallaron 69 trofeos de caza amparados por la máxima protección. Algunas de las piezas carecían de documentación, por lo que se procedió a la inmovilización de numerosos efectos más, que ahora están pendientes de su revisión administrativa.

Con esta actuación la Guardia Civil de las Baleares ha logrado recuperar los trofeos. Su valoración final está aún pendiente, aunque se estima que podría superar los 100.000 euros.

Así, el Instituto Armado recuerda que el convenio CITES ampara tanto a los ejemplares vivos como a sus productos y partes. Atendiendo al grado de protección, el comercio con dichos especímenes se encuentra restringido. Con esto no se refiere solo a la venta, sino a la simple oferta, cesión o exposición de los especímenes. Los infractores pueden incurrir tanto en infracciones administrativas como penales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.