La Guardia Civil ha detenido en dos actuaciones distintas a dos hombres y una mujer por varios robos cometidos en Inca. En ambos casos, los autores de los robos fueron sorprendidos e intentaron darse a la fuga.

El primero de los casos se produjo el pasado fin de semana. Agentes del Instituto Armado recibieron un aviso por un posible robo en una nave en el polígono de Inca. En las inmediaciones se encontraba una patrulla de la Guardia Civil, que localizó un vehículo que mostró una actitud sospechosa al ver a los agentes. Tras hacerle señales para que se detuviera, el conductor aumentó la velocidad e intentó darse a la fuga.

En la persecución, el vehículo recorrió varias calles del centro de la ciudad conduciendo de forma temeraria. Infringió numerosas normas de circulación y puso en peligro a varios viandantes que tuvieron que esquivarle. Posteriormente, el vehículo colisionó contra unos muros de hormigón. En ese momento, los agentes aprovecharon para detenerle. Se le acusa de los delitos de robo con fuerza en las cosas, contra la seguridad vial y de desobediencia grave a la autoridad.

Como resultado de la detención, se han esclarecido otros dos delitos de robo con fuerza. Su objetivo también fueron dos naves industriales. La Benemérita ya ha recuperado los efectos sustraídos de las mismas.

En la segunda intervención, durante la noche del domingo, agentes de la Guardia Civil de Inca detuvieron un hombre y una mujer. Les acusaron de la comisión de un delito de robo con fuerza en las cosas en un establecimiento del centro de la localidad.

Una patrulla se encontraba prestando servicio de Seguridad Ciudadana en las proximidades de un establecimiento. Entonces se percató de que el ahora detenido salía corriendo de un local comercial con un pasamontañas y una herramienta en las manos.

Los Guardias Civiles iniciaron una persecución a pie hasta alcanzar al presunto autor. Justo se iba a introducir en un vehículo en el que le esperaba la acompañante para darse a la fuga.

Una vez detenidos, se les practicó un registro de sus pertenencias y se encontraron más de 2300 euros en metálico, divisas extranjeras, joyas, un teléfono móvil y varias herramientas que utilizaron para perpetrar los robos.

En este caso, la investigación continúa abierta para averiguar la procedencia de los efectos intervenidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.