vivienda,casa,piso,

El Pleno del Consell de Mallorca ha aprobado este viernes la aprobación inicial de la propuesta de zonificación del alquiler turístico en la isla con el voto en contra de todos los grupos de la oposición; PP, Cs y El Pi. El resultado de la votación ha sido de 16 votos a favor, 15 en contra y ninguna abstención.

Durante la sesión plenaria, la consellera insular de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, ha remarcado que “no hay nada cerrado” y ha señalado que, a partir de ahora, se abre un periodo de consultas que servirá para negociar el documento con Ayuntamientos, partidos políticos, asociaciones y patronales.

En este sentido, Garrido ha explicado que el plan de trabajo continúa y ha anunciado que el próximo miércoles está prevista una reunión con todos los Ayuntamientos de la isla para debatir sobre la propuesta impulsada por el equipo de gobierno de la institución insular, que ha definido como “valiente, abierta y equilibrada”.

Así, la zonificación del alquiler vacacional acordada por el Consell de Mallorca limitará a 60 días al año el alquiler turístico en plurifamiliares y unifamiliares que sean vivienda principal en un total de 36 núcleos urbanos de litoral y de interior clasificados como saturados.

De este modo, Mallorca se ha dividido en siete zonas, entre ellas la del suelo rústico protegido donde estará prohibido cualquier tipo de alquiler turístico.

LA OPOSICIÓN CRITICA LA “PROHIBICIÓN” DEL ALQUILER TURÍSTICO

Garrido ha remarcado que se trata de “una regulación provisional hasta que se apruebe el Plan de Intervenciones en Ámbitos Turísticos (PIAT), y ha apuntado que la zonificación “ni crea ni destruye plazas”.

Además, ha defendido que de alguna forma esta propuesta permite “afrontar el reto que tiene las administraciones públicas de dotar a la población de una vivienda digna y a un precio digno”.

Los partidos de la oposición se han mostrado muy críticos con la propuesta del gobierno insular y se han mostrado a favor de “regular” pero no de “prohibir”, un extremo que ha negado Garrido que ha remarcado que “no se prohíbe absolutamente nada” y ha hablado de “restricciones”, en 31 núcleos urbanos de interior y 5 del litoral, clasificados como saturados.

“Estamos a favor de que se regule el alquiler turístico, pero el documento que nos han presentado es una auténtica chapuza”, ha criticado el conseller de Cs Estalisnao Pons, quien ha pedido que “se redacte un nuevo documento que refleje un consenso entre los partidos, municipios y los colectivos implicados”.

Tanto Pons como el conseller del PP, Mauricio Rovira, han incidido en que no hay un “criterio uniforme” para clasificar las zonas.

Rovira ha puesto de manifiesto que se trata de “un modelo de zonificación que no sabemos si sobrevivirá a su aprobación inicial ni tampoco cómo se verá afectado por la aprobación inicial del PIAT”.

Desde El Pi, Antoni Amengual, ha considerado la propuesta como un “despropósito”. “Al Consell Insular le han pasado la patata caliente, porque en menos de tres meses ha tenido que hacer una diagnosis y buscar una solución”, cuando, en su opinión, un trabajo “bien hecho” no se puede hacer en tan poco tiempo.

“Con un estudio serio, habría una buena diagnosis y una buena solución, y no un buñuelo como han hecho, que no tiene a nadie contento”, ha esgrimido al respecto el representante de El Pi.

“El alquiler turístico no es una cosa de un día. Hace más de 20 años que había alquiler turístico vacacional”, ha recordado Amengual, quien ha esgrimido que “los criterios territoriales que se utilizan penalizan a las pequeñas economías de los municipios del interior de Mallorca y beneficia a las zonas de sol y playa”.

DEFENSA DE LOS PARTIDOS DEL EQUIPO DE GOBIERNO

El conseller de Podemos, Ivan Sevillano ha defendido la propuesta aprobada puesto que persigue “la preservación ambiental y territorial” y logra que “la Serra de Tramuntana queda ampliamente protegida”.

La consellera de MÉS per Mallorca Mercè Bujosa y la socialista Francesca Servera, han valorado la zonificación planteada por el Consell porque “favorece a todos; tanto a los que alquilan, lo podrán hacer con más garantías, como a los residentes”, ha aseverado Bujosa.

“Un semáforo en tres colores no es una prohibición”, ha afirmado la consellera econacionalista, quien ha reiterado que ahora “se abre un período en el que es el momento de escuchar a los ayuntamientos”.

“TRATA DE FORMA DESIGUAL A LOS CIUDADANOS”

El conseller ‘popular’ ha dicho que es una propuesta que “no ha gustado a nadie, sólo a los grupos que forman parte del equipo de gobierno” y la ha definido como “profundamente prohibitiva y que trata de forma desigual a los ciudadanos”.

“Se ha realizado con criterios poco claros, con fórmulas oscuras y absurdas que las han aplicado ustedes como han querido”, les ha dicho Rovira a los consellers del equipo de gobierno.

Por último, el ‘popular’ ha criticado que Garrido se haya sustentado en el apoyo de unos “socios rancios, radicales y comunistas” que, según ha dicho, “se están cargando el consenso con las fuerzas mayoritarias de estas isla, en la que nos incluimos nosotros”.

PROPUESTA DE ZONIFICACIÓN EN MALLORCA

Concretamente, el documento aprobado inicialmente considera núcleo litoral saturado aquellos que normativamente ya se han declarado zonas maduras: Palmanova, Magaluf, Santa Ponça, Peguera y el ámbito de la Playa de Palma que pertenece a Llucmajor. En el caso de Palma, será el Ayuntamiento el encargado de realizar la zonificación.

En cuanto al interior de Mallorca, están clasificados como saturados Alcúdia, Randa, Ariany, Banyalbufar, Port des Canonge, Orient, Ullaró, Deià, Llucalcari, Sa Cala, s’Empeltada, Ses Coves, s’Esglaieta, Estellencs, Es Carritxó, Fornalutz, Marratxinet, Pollença, Es Vilà, La font, Santanyí, Llombards, Ruberts, Ses Salines, Sóller, Biniaraix, L’Horta, Valldemossa, Es Port, s’Arxiduc y Son Ferrandell.

En el resto de núcleos de litoral y de interior, al no considerarse saturados, estará permitido el alquiler vacacional en plurifamiliares y unifamiliares los 365 días del año. Por su parte, el suelo rústico común tendrá permitido el alquiler turístico de unifamiliares los 365 días y el de unifamiliares y plurifamiliares durante 60 días al año.

Para determinar si un núcleo urbano está saturado o no, Garrido ha explicado que se ha tenido en cuenta la incidencia del alquiler vacacional sobre las infraestructuras y recursos, la caracterización social de los núcleos, el acceso a la vivienda de los residentes y la relación entre viviendas destinadas al alquiler turístico y sobre el parque total de viviendas.

La séptima zona detallada por el Consell es la de exclusión, que afecta a polígonos industriales y la zona afectada por la huella acústica aeroportuaria, en las que estará prohibido todo tipo de alquiler vacacional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.