Un total de cinco víctimas, de las 14 que han sido identificadas en la fosa de Porreres, reposan desde este domingo en el cementerio municipal de Palma, tras un acto que se ha celebrado en el Muro de la Memoria y en el que las diferentes cajas con los restos han sido acompañadas de un centro de flores con los colores republicanos.

De este modo, ha tenido lugar el último homenaje en memoria de las personas represaliadas en el inicio de la Guerra Civil, según ha explicado el Ayuntamiento de Palma en un comunicado.

Concretamente, han sido trasladados al cementerio de Palma los restos de los palmesanos Rafael Cifre Torres, Guillermo Fraude Moragues y de Ignacio Picornell Femenies; de Gaspar Macià Ventaloni, de Campanet, y de Gabriel Ferriol Gelabert, de Muro, por voluntad expresa de sus familiares.

El acto ha contado con la presencia del alcalde de Palma, Antoni Noguera, y de los regidores Angélica Pastor, Neus Truyol, Antonia Martín, Aurora Jhardi, Lorenzo Carrió y Joan Ferrer. También han estado presentes la vicepresidenta del Gobierno, Bel Busquets, y el vicepresidente del Consell de Mallorca, Jesús Jurado.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Memoria de Mallorca y portavoz de la comisión técnica de la Ley de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el franquismo, Maria Antonia Oliver, ha querido transmitir “nuestra enhorabuena a las familias para la lucha contra el silencio y el olvido, y ahora también a las instituciones”. “Tenemos que dar normalidad al reconocimiento a las víctimas del franquismo y sus derechos a reparación, verdad e historia”, ha defendido Oliver.

La exdiputada del Parlament, Margalida Capellà, y que fue la ponente de la Ley de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el franquismo, ha afirmado que “estamos convencidas de que la última voluntad y el último pensamiento de estas personas fue que esperaban que las buscaran, por este motivo, hoy abrimos las fosas para cerrar las heridas, algo tan sencillo que hemos tardado 80 años en empezar a hacer realidad”.

En esta línea, Noguera ha afirmado que con la llegada de los restos de estas víctimas en el cementerio de Palma “hoy esta ciudad recupera algunos de sus mejores ciudadanos, aquellos que murieron por defender la democracia”.

Noguera también ha afirmado que “sus familiares ya pueden cerrar una herida que permanecía abierta desde hacía 80 años y reconciliarse con un pasado que se les había hurtado”.

El alcalde también ha recordado que el Ayuntamiento ha abierto en la Torre del Homenaje del Castillo de Bellver un espacio dedicado a recuperar la memoria de los republicanos represaliados por el franquismo y que permanecieron encarcelados allí durante los primeros años de la Guerra Civil.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.