Foto: Reuters

La Comisión Europea ha amenazado a Bangladesh y Camboya con iniciar el procedimiento para retirarles las ventajas comerciales de las que se benefician para exportar a la Unión Europea, si no mejoran los derechos laborales.

“La UE necesita ver mejoras reales y sostenidas para evitar dar más pasos”, ha alertado el Ejecutivo comunitario en su informe en el que revisa los progresos de países terceros en el cumplimiento de sus compromisos a cambio de las ventajas comerciales europeas. Los únicos países que reciben un ultimátum son Bangladesh y Camboya, aunque la Comisión pide mejoras a más países, entre ellos Bolivia, Paraguay y Filipinas.

La Comisión ha defendido que su esquema de ayudas comerciales ‘Todo Menos Armas’ –que permite a 49 de los países menos desarrollados beneficiarios, incluidos Bangladesh y Camboya, exportar a la UE sin pagar aranceles con la única excepción de las armas y munición y sin topes de cuotas– “ha contribuido a su desarrollo socioeconómico, generando millones de oportunidades de empleo” en el sector textil en Bangladesh.

“Pero este debe ir a la par con el respeto de los derechos fundamentales y los derechos laborales, en particular la libertad de asociación”, ha avisado el Ejecutivo comunitario, que ha dejado claro que “la UE está lista para lanzar el procedimiento de retirada” de las ventajas comerciales “como último recurso” en caso de que no haya “resultados satisfactorios” y teniendo en cuenta “las consecuencias negativas económicas, sociales y humanas” de su eliminación.

También pide “ver mejoras reales y sostenidas para evitar dar más pasos” para no retirar estas ventajas comerciales en el caso de Camboya, al que la UE reclama crear “un mecanismo independiente y transparente” para responder a las disputas territoriales por las concesiones a las plantaciones de caña de azúcar y abordar las compensaciones y mejorar los derechos laborales, en particular también la libertad de asociación.

Bangladesh exportó a la UE productos por valor de 15.600 millones de euros en 2016 y Camboya 4.178 millones, datos que les sitúan como los dos países más beneficiados por el esquema ‘Everything but Arms’ (EBA).

BIRMANIA, MEJORAR LA SITUACIÓN EN RAJINE

Birmania, otro de los países más beneficiados por las ventajas comerciales del EBA, que recuperó en 2013 tras la apertura democrática en el país, que exportó a la UE productos por valor de cerca de 8, 3 millones al mercado comunitario en 2016.

El Ejecutivo comunitario ha avisado de que la situación humanitaria y de Derechos Humanos en el estado de Rajine es “extremadamente grave” y ha instado al Gobierno a garantizar el “pleno” acceso humanitario, permitir el retorno seguro y voluntario de “todos los refugiados” rohingyas y a “buscar una solución a largo plazo” a la situación en Rajine. Y ha reclamado a Birmania “respetar los requisitos del EBA” pero ha evitado lanzar ninguna amenaza, como en el caso de Bangladesh y Camboya.

El conjunto de 49 países que se benefician del EBA –entre ellos Haití, Guinea Ecuatorial, Afganistán, Yemen, Sudán, Sudán del Sur, Burkina Faso, Senegal, Mauritania, Malí, Níger y Etiopía– exportaron a la UE productos por valor de 23.534 millones de euros en 2016, según los datos del informe, publicado este viernes. Haití exportó productos al mercado europeo por valor de 13,3 millones a la UE y Guinea Ecuatorial, 19 millones, gracias al esquema.

FILIPINAS, BOLIVIA Y PARAGUAY

Pakistán, que exportó a la UE productos por valor de 5.521 millones, y Filipinas, que exportó 1.673 millones, son en cambio los dos países más beneficiados por el esquema de ventajas comerciales GSP+, permite exportar libres sin aranceles a cambio de que cumplan 27 convenciones internacionales sobre Derechos Humanos, laborales, protección ambiental y buen gobierno.

La Comisión Europea admite “graves preocupaciones” por la situación de los Derechos Humanos y laborales en Pakistán pese al refuerzo del marco normativo en el país, entre otros por “el uso de la tortura”, “la aplicación de la pena de muerte” y “la alta prevalencia” de la explotación laboral infantil y le pide “que aumente sus esfuerzos” para cumplir las normas.

En el caso de Filipinas, admite “progresos” en áreas como el tráfico de personas, la lucha contra la corrupción, los derechos laborales y la igualdad de género, pero avisa al Gobierno del presidente, Rodrigo Duterte, de que “los asesinatos extrajudiciales, en participar en la lucha contra el narcotráfico y la impunidad relacionada continúan siendo una preocupación grave, así como la posible reintroducción de la pena de muerte y la reducción del año para la responsabilidad penal”.

El esquema beneficia en total a diez países, que han exportado productos a la UE por cerca de 7.500 millones de euros en 2016, incluidos Bolivia y Paraguay, cuyas exportaciones al mercado europeo en virtud del esquema se elevaron a los 55,2 millones y 36,7 millones, respectivamente. La UE ha pedido a Bolivia y Paraguay más esfuerzos para atajar la explotación laboral infantil.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.