Foto: Reuters

La Policía brasileña ha confirmado que el atropello ocurrido en la noche del jueves en la playa brasileña de Copacabana (en Río de Janeiro), que ha provocado la muerte de un bebé y heridas a otras 16 personas, se ha debido a que el conductor del vehículo sufrió un ataque epiléptico.

El individuo, identificado como Antonio de Almeida Anaquim, de 41 años de edad, se presentó “tranquilo y despierto al interrogatorio policial”, donde “ofreció respuestas claras y articuladas”. La Policía quiere destacar que De Almeida Anaquim nunca huyó del lugar de la escena ni había consumido alcohol.

Su esposa, que viajaba en el asiento del copiloto, corroboró la historia de su marido, quien de todas formas deberá responder ante las autoridades por un delito de homicidio involuntario, según ha informado el diario ‘O Globo’.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.