La zonificación del alquiler vacacional propuesta por el Consell de Mallorca, que prevé su aprobación inicial la próxima semana, limitará a 60 días al año el alquiler turístico en plurifamiliares y unifamiliares que sean vivienda principal en un total de 36 núcleos urbanos de litoral y de interior clasificados como saturados.

Así lo ha manifestado este viernes la consellera insular de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, quien ha indicado que Mallorca se ha dividido en siete zonas, entre ellas la del suelo rústico protegido donde estará prohibido cualquier tipo de alquiler turístico.

El suelo rústico protegido está formado por las Áreas naturales de especial interés de alto nivel de protección (ANNP), las Áreas naturales de especial interés (ANEI), las Áreas rurales de interés paisajístico (ARIP), las Áreas de prevención de riesgos (APR) y las Áreas de protección territorial (APT).

Concretamente, el documento “provisional” considera núcleo litoral saturado aquellos que normativamente ya se han declarado zonas maduras: Palmanova, Magaluf, Santa Ponça, Peguera y el ámbito de la Playa de Palma que pertenece a Llucmajor. En el caso de Palma, será el Ayuntamiento el encargado de realizar la zonificación.

En cuanto al interior de Mallorca, están clasificados como saturados Alcúdia, Randa, Ariany, Banyalbufar, Port des Canonge, Orient, Ullaró, Deià, Llucalcari, Sa Cala, s’Empeltada, Ses Coves, s’Esglaieta, Estellencs, Es Carritxó, Fornalutz, Marratxinet, Pollença, Es Vilà, La font, Santanyí, Llombards, Ruberts, Ses Salines, Sóller, Biniaraix, L’Horta, Valldemossa, Es Port, s’Arxiduc y Son Ferrandell.

En el resto de núcleos de litoral y de interior, al no considerarse saturados, estará permitido el alquiler vacacional en plurifamiliares y unifamiliares los 365 días del año. Por su parte, el suelo rústico común tendrá permitido el alquiler turístico de unifamiliares los 365 días y el de unifamiliares y plurifamiliares durante 60 días al año.

Para determinar si un núcleo urbano está saturado o no, Garrido ha explicado que se ha tenido en cuenta la incidencia del alquiler vacacional sobre las infraestructuras y recursos, la caracterización social de los núcleos, el acceso a la vivienda de los residentes y la relación entre viviendas destinadas al alquiler turístico y sobre el parque total de viviendas.

La séptima zona detallada por el Consell es la de exclusión, que afecta a polígonos industriales y la zona afectada por la huella acústica aeroportuaria, en las que estará prohibido todo tipo de alquiler vacacional.

RESIDENTES

El presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, ha asegurado que la zonificación trata de intentar identificar en qué zonas el alquiler turístico supone un problema y en cuáles supone un estímulo.

En este sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de saber buscar un equilibrio social, en el que se garantice el acceso a la vivienda y se tengan en cuenta los recursos de los municipios, y un equilibrio medioambiental.

“Este es un instrumento provisional hasta que se apruebe el Plan de Intervenciones en Ámbitos Turísticos (PIAT). Con esta zonificación intentamos marcar criterios objetivos, preservar el derecho a la vivienda de la población residente en Mallorca”, ha manifestado la consellera de Territorio.

Garrido ha detallado que en septiembre de 2017 Mallorca tenía un total de 438.516 plazas turísticas, de las cuales 290.057 son de hoteles o similares (+9.519 en tramitación), 10.222 son de viviendas turísticas de vacaciones (+59 en tramitación), 29.851 de estancias turísticas en viviendas (+45.090 en tramitación y 11.000 expedientes a informatizar) y 42.718 de la bolsa de plazas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.