Solo un 11% de los españoles imagina que Cataluña se pueda convertir en un Estado independiente en los próximos años, e incluso en esa comunidad quienes esperan que eso ocurra son solo uno de cada cuatro, según el Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE) publicado este viernes, que también muestra un aumento de los españoles favorables a un mayor centralismo en el Estado.

La encuesta, que se realizó entre el 22 de noviembre y el 4 de diciembre de 2017, indica que la inmensa mayoría de los entrevistados (el 79%) creen que Cataluña seguirá formando parte de España. Aunque hay diferencias según la comunidad autónoma donde se pregunte -en Madrid son un 88% y en el País Vasco son un 73%-, en la propia Cataluña también son mayoría quienes auguran que seguirá formando parte de España, un 73%.

Según ha señalado en rueda de prensa Carmen González Enríquez, investigadora principal del instituto, dentro de ese último grupo hay también catalanes independentistas que se dieron cuenta de que la República que habían prometido algunos líderes políticos era en ese momento una “utopía”, ya que el Gobierno y los tribunales pusieron freno al ‘procés’ y tampoco llegó el reconocimiento internacional que esperaban.

Asimismo, el sondeo revela una disminución significativa del apoyo a que el Estado de las autonomías se mantenga como está actualmente y un incremento de los que desearían un Estado sin comunidades autónomas, que han pasado del 9% al 21%, si se comparan los datos de este estudio con los del BRIE de 2015.

Concretamente, los que creen que las comunidades deberían tener menos autonomía o que deberían suprimirse por completo representan un 36%, dos puntos porcentuales menos que quienes prefieren mantener el statu quo (34%). En cambio, en el BRIE de 2015 los partidarios de la centralización representaban un 25% y los del Estado autonómico eran el 40%.

Esta mayor tendencia hacia la recentralización del poder político y administrativo en España es una posición “reactiva” ante los acontecimientos de los últimos dos años en la crisis política en Cataluña, y está presente sobre todo entre las personas de mayor edad, las de menor nivel educativo y las de derechas, según ha explicado la investigadora.

Además, los que reclaman que las comunidades tengan más autonomía (15%) o que puedan convertirse en Estados independientes (8%) -que suman un 23%- se concentran principalmente en Cataluña y el País Vasco, donde se recogen cerca de la mitad de las respuestas.

Entre los catalanes, los más numerosos son los que abogan por que las comunidades pudieran independizarse (32%), seguido de los que quieren el statu quo (25%) y los que reclaman una mayor autonomía (15%). Los vascos, en cambio, son más favorables a una mayor autonomía (37%) o a seguir como hasta ahora (26%), y los que apuestan por la posibilidad de independencia son tantos como los que querrían un Estado sin autonomías (14%).

González ha destacado el hecho de que, en el debate político, cuando se habla de reformar la Constitución, el planteamiento es el de ir hacia un Estado más federal, pero que eso se contrapone con lo que expresan los encuestados. “En este momento no hay un apoyo social a eso”, ha manifestado, poniendo en duda que en un futuro próximo los legisladores puedan impulsar un cambio en la Carta Magna que establezca una mayor descentralización.

Otro dato del barómetro que el Real Instituo Elcano relaciona con la cuestión catalana es el incremento del europeísmo de los españoles: el 70% respalda que aumenten las competencias de la Unión Europea o que la división de competencias entre la UE y el Estado nacional se mantenga como está ahora, mientras que hace un año era el 57%.

Según el estudio, es probable que la causa de esto sea la respuesta que dieron a la crisis catalana las instituciones europeas, que defendieron la Constitución y las leyes españolas frente al reto separatista. En relación con esto, el barómetro muestra que los entrevistados más europeístas son a la vez los más favorables al Estado autonómico o a que las comunidades vean reducidas sus competencias.

Por otro lado, el Real Instituto Elcano preguntó a los encuestados por los temas que más les preocupan cuando imaginan la situación en España dentro de 20 años. Lo que más les inquieta es el paro (45%), seguido del sistema de pensiones (36%) -especialmente entre los de edades intermedias, los de menor nivel educativo y los de izquierdas-, el cambio climático y sus consecuencias (20%), la ruptura del Estado español (16%) y el terrorismo (9%).

El hecho de que, en una pregunta de respuesta espontánea, un 20% mencionen el cambio climático muestra, según el instituto, la preocupación creciente de los ciudadanos por este aspecto. Pese a ello, la mayoría (59%) no están dispuestos a pagar más en su recibo eléctrico a cambio de que se invirtiera más en energías renovables.

Respecto a los objetivos de la política exterior, los entrevistados sitúan en primer lugar la lucha contra el cambio climático, por encima de la lucha contra el terrorismo islamista, que había encabezado esta lista de prioridades en ediciones anteriores del BRIE. Los autores del estudio creen que en esto ha podido influir el largo verano que vivió España en 2017, la acusada sequía y los incendios de hace unos meses.

Al opinar sobre los líderes internacionales, los más valorados por los españoles son la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que obtienen 5,2 puntos sobre 10. Entre los que no llegan al aprobado están los presidentes de Rusia, Vladimir Putin (3,1), y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (2,7), y, por debajo de ellos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (2,2).

El barómetro indica que la bajísima puntuación que recibe el dirigente norteamericano entre los españoles ha provocado un descenso llamativo de la valoración de Estados Unidos, cuya puntuación ha caído de 6,1 a un 5,3. Así, tras un año de presidencia de Trump, Estados Unidos es visto ahora por los españoles como menos democrático, menos moderno, menos culto, menos solidario, tolerante, honesto y fiable, aunque sigue pareciendo igualmente rico y sólo un poco menos fuerte.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.