Un conductor ebrio vuelca mientras piropea a una mujer en Palma

Redacción | 01/10/2017

Las distracciones al volante pueden causar serios accidentes. Sino, que se lo digan a los dos ciudadanos de origen boliviano de entre 35 y 40 años que volcaron durante la noche del sábado al domingo en Palma. El conductor iba bebido y, para más inri, estaba piropeando a una mujer cuando se subió a la mediana que hay en el camí de la Vileta, a la altura del estadio de Son Moix. De esta forma, su vehículo acabó boca abajo. Al hacerle la prueba de alcoholemia, el piloto triplicó la tasa máxima permitida.

Los hechos se produjeron en torno a las 22:15 del sábado. Un vehículo iba por el camí de la Vileta en dirección a dicha barriada palmesana. Entonces, el conductor avistó a su derecha a una mujer, quien iba acompañada por sus dos hijas. Cuando se cruzaron, los dos ocupantes empezaron a lanzarles piropos.

Lejos de quedarse satisfechos, el conductor bajó hasta la rotonda entre dicha vía y el camí dels Reis y tomó la misma calle por la que circulaba, pero en sentido hacia el centro de Palma. Ahora tenía a la mujer a su izquierda y volvió a piropearle. Sin embargo, el despiste le salió muy caro.

Mientras le lanzaba cumplidos, el coche se desvió hacia una mediana con césped. Así, se llevó por delante una señal de tráfico y volcó. Entonces, se produjo una situación bastante confusa. En un principio, los servicios de emergencias pensaban que había alguien atrapado, pero pronto lo descartaron.

Además, tras el accidente, uno de los pasajeros se dio a la fuga. Sin embargo, no se sabía si era el conductor o el acompañante. Porque el que se había quedado en el lugar negaba que estuviera al volante. De este modo, algunas patrullas de la Policía Local se pusieron a buscar por los alrededores a la persona huida. Le encontraron, pero finalmente resultó que él no fue quien manejaba el coche. El hombre que se quedó junto al coche siniestrado era el piloto. Posteriormente, confesó.

Una grabación de unos testigos fue clave para confirmar quién conducía el turismo. El vídeo mostraba claramente quién era el piloto.

Tras hacerle el test de alcoholemia y multiplicar por tres la tasa máxima permitida, el conductor fue trasladado al cuartel de San Fernando. Allí fue sometido nuevamente a la prueba con un medidor homologado.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana