Más de 3500 personas abarrotan el concierto de Kase.O en Son Fusteret

Redacción | 23/07/2017

Kase.O durante su actuación en el recinto de Son Fusteret.

Se llama Javier Ibarra y no es nuevo en esto. Su apodo más perdurable es Kase.O y lleva más de veinte años haciendo del rap su forma de estar en el mundo.

Hacía unos años que sus seguidores pedían su vuelta a los escenarios y anoche en Palma, el antiguo fundador de Violadores del Verso reunió a más de 3500 personas en Son Fusteret para presentar su último trabajo, “El Círculo”.

Su anterior publicación fue en 2011, de modo que el anuncio de su regreso en solitario hace dos años había provocado mucha expectación en torno al que ha sido reconocido como uno de los artistas raperos más influyentes del panorama nacional.

El Círculo es ya revelador en su nombre. Realmente Kase.O intenta cerrar un círculo personal con este último trabajo, pues ha pasado cuatro años en Colombia, refugiado entre sus gentes, su hermosa naturaleza y sus ganas de estar lejos del mundo. Han sido tiempos raros para él, época de depresión y de renacer, de repensarse a sí mismo y de salir victorioso como podemos comprobar con su vuelta a los escenarios.

Pero no ha sido ni fácil ni gratis. El disco plasma la introspección personal y el infierno de la depresión que retrata desprovisto de aspavientos en su tema “Basureta”.

Cuando el reloj marcaba algo más de las diez de la noche, Kase.O se presentó ante su público y dio comienzo el espectáculo con el título que da nombre a su gira: “El Círculo”, tras lo cual hizo una pausa para agradecer a los miles de seguidores allí presentes su apoyo a lo largo de los años. También reconoció no prodigarse por los escenarios mallorquines con la frecuencia que debería y entonando el mea culpa, se declaró feliz de enmendar ese "fallo" con su presencia anoche entre nosotros.

Prometió alargar el espectáculo todo el tiempo que se le permitiera para poder dar un repaso a su carrera sin olvidar los años y la música de Violadores del Verso. Este anuncio encendió a un público con ganas de disfrutar de una noche llena de música reivindicativa y de letras cargadas de sinceridad y reflexión.

Acompañado en segunda voz por “Momo”, Kase.O demostró sobradamente tener toda la fuerza necesaria para seguir llenando páginas con versos, y seguir siendo apodado por sus fans “El puto amo”.

El rapero aragonés, de personalidad espontánea y carácter sin tapujos, ejerció de maestro de ceremonias con el dominio de quien sabe en qué momento hay que rebajar la seriedad de la temática de sus canciones con una ironía o una coreografía falsamente improvisada.

Canta por igual a la miseria que a la grandeza; canta con el corazón y con las tripas, derrochando sinceridad y verdad. Lo que me transmite como espectadora es que no teme a nada ni a nadie cuando se sube a un escenario, actuando como si fuese su primer y su último concierto.

Se notan los años y las vivencias, la introspección y el sufrimiento personal que agrandan cada uno de sus temas. Ha luchado contra una dura depresión y ha vencido reinventándose, siendo su último disco la prueba de ello.

Un Kase.O cargado de razones nos recordó anoche que el rap no es un género ni menor ni minoritario, ofreciéndonos intensidad y recordándonos por qué con compositores como él se llegó a lo más alto del rap español.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana