Foto: Europa Press

El corredor murciano Alejandro Valverde ha expresado su confianza en que se entenderá “muy bien” con los otros dos líderes del Movistar Team, el colombiano Nairo Quintana y el español Mikel Landa, en el Tour de Francia, aunque no ocultó que su “gran objetivo” será el Mundial de Innsbruck (Austria) porque podría ser el último.

“¿Tres ‘gallos’ en el mismo corral? Se lo vamos a poner muy difícil a los rivales. Podemos hacer un equipo muy fuerte. Primero, quiero ver cómo va la evolución de la rodilla y ver si puedo ser el mismo Alejandro de antes. Podemos hacer un equipo muy fuerte. A mí el Giro me gusta, pero Eusebio quiere apostar todo por el Tour y tiene en mente a los tres”, dijo en la presentación del Movistar Team en Madrid.

Alejandro Valverde expresó su confianza en que no habrá problemas para definir el rol de cada uno en el Tour. “De aquí a julio pueden pasar mil cosas, pero, en principio, es una de las ideas, que estemos los tres. La carretera va a poner a cada uno en su sitio, pero nos vamos a entender muy bien”, señaló el murciano.

El murciano señaló que la recuperación de la pierna, tras su grave caída en el Tour de este año, “va bien, por buen camino”, aunque prefiere ser prudente sobre los plazos para estar a pleno rendimiento. “Otra cosa es en competición. Ahí es donde tengo que ver cómo responde. No estoy al 100 por cien, pero sí en un 85 ó 90. Para el momento de competir estaré bien”, aseguró.

Asimismo, prefirió ser cauto sobre el calendario de clásicas en las que competirá. “La idea era hacer Flandes, pero es una carrera muy exigente por el pavés. Si todo va bien, por qué no. No voy a decir que no porque no lo sé”, manifestó.

En cambio, el pupilo de Eusebio Unzué no dudo en apuntar al Mundial como un “gran objetivo”. “Está al final de la temporada, pero de aquí hasta allá va a haber mucha competición por delante. Tengo tiempo para recuperarme, le tengo muchas ganas porque el recorrido es muy bueno y he hablado con Javier (Mínguez). Quiero hacer las cosas bien, porque puede ser la última oportunidad”, indicó.

Respecto al positivo del británico Chris Froome, dijo que sabe lo mismo que la víspera. “Es un golpe duro para el ciclismo en general, para él, para su equipo. El que ha tenido el problema es Froome y es normal que todo el mundo hable. Dentro de lo malo, es un producto que está permitido. ¿Desconfianza? La gente no tiene por qué dudar. Yo tengo niños, de 3 años, y usan esa medicación. ¿Que estoy de acuerdo? No, ha dado por el doble de lo permitido”, recordó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.