Terraferida ha denunciado que la nueva Ley de Urbanismo de Baleares, aprobada el pasado martes en el Parlament, “abre la puerta a urbanizaciones que se habían descartado” por la introducción de la Disposición Transitoria Decimocuarta (DT14), aprobada por votos del PSOE y del PP.

Asimismo, según ha expresado el colectivo en un comunicado, la normativa, que se está popularizando como ‘Ley Matutes’, beneficia “de manera escandalosa” al magnate de Ibiza Abel Matutes y traerá a las Islas “más urbanización, amnistías y un marco inestable”.

También se ha criticado que no se tenga en cuenta lo que dictan los Planes Territoriales Insulares (PTI), sino que solo se haga caso al “planteamiento municipal”. De esta forma, se vuelve a “premiar a los ayuntamientos que no se han adaptado al PTI y se castiga a los que sí que lo han hecho”.

El colectivo ha destacado que se ha legislado “sin prever las consecuencias”, ya que esta normativa podría conseguir que lugares que se protegieron en el 2008 como Cala Blanca o Monport (Andratx) se acaben edificando total o parcialmente, aunque estén en zona Unesco.

Además, se podrán “prorrogar licencias caducadas hasta en Espacios Protegidos”, así como “legalizar urbanizaciones ilegales”, han añadido desde el colectivo.

Así, Terraferida ha destacado que las modificaciones “de última hora” han “empeorado la ley” aunque cuente con algunos “aspectos positivos” como el hecho de que los agroturismos “ya sólo de podrán hacer en explotaciones agrícolas y ganaderas preferentes”.

“La Ley de Urbanismo ha quedado lejos de ser un paso para ordenar y mejorar el territorio, se ha acabado convirtiendo en un verdadero despropósito, llena de excepciones que probablemente tienen nombre y apellidos”, ha concluido la organización.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.