Agentes de paisano de la Policía Nacional han sorprendido a un ladrón justo en el momento en el que estaba robando en un coche. Los policías lo han detectado de inmediato y han procedido a su detención. Además, en el automóvil aún había un niño pequeño sentado.

Todo ha ocurrido hacia las 8:45 de este miércoles en la calle Alfons el Magnànim, a la altura de la prisión antigua. Allí hay una escoleta y entonces una madre estaba sacando a su hijo del coche. Por la zona estaba el ladrón al acecho y aprovechó ese momento de distracción para meterse en el turismo.

A pesar de que aún había otro niño en el coche, el hombre quiso apropiarse de bienes dentro del automóvil. El pequeño se puso muy nervioso y empezó a llorar.

El ladrón, sin embargo, no tuvo éxito. Dio la casualidad de que unos agentes de paisano pasaban por la calle y le vieron. Le reconocieron porque es un viejo conocido de la policía. Así, impidieron que se llevara algún objeto de valor de su interior.

Los efectivos policiales le sacaron del turismo, le redujeron y le esposaron. El hombre quedó detenido. Se trata de un toxicómano de nacionalidad española, de unos 35 años.

En otras ocasiones, el mismo individuo había cometido varios hurtos. Su zona de actuación es principalmente en colegios. Se aprovecha de esos minutos en los que los padres están llevando a sus hijos a la escuela para hacerse con bolsos u objetos por el estilo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.