El PSC ha obtenido este 21-D su segundo peor resultado histórico en unas elecciones autonómicas y por debajo de las expectativas que se habían generado, pues confiaban en superar la estimación de voto que le daban las encuestas y que les situaban, en su gran mayoría, entre los 19 y 21 asientos en el Parlament.

Los socialistas catalanes han ganado tan sólo un escaño con respecto a los comicios autonómicos de 2015, año en que tocaron suelo con 16 asientos. Tanto en el PSC como en el PSOE contaban con situarse en cualquier caso por encima de los 20 escaños, los que recabaron en el año 2012, cuando cayeron por primera vez de su histórica segunda posición a la tercera.

Para estos comicios el PSC integró en sus listas a herederos de la extinta Unió (formación nacionalista y democristiana que formó durante décadas junto a Convergencia la federación CiU). El partido de Miquel Iceta buscaba con esta estrategia atraer al votante catalanista decepcionado con la deriva independentista del PDeCat, pero este plan se ha demostrado fallido. El PSC apenas sube un punto porcentual con respecto a 2015, aunque se trata del primer ascenso desde 1999.

A diferencia de las elecciones generales y las municipales, donde el PSC era tradicionalmente primera fuerza, las autonómicas se le han resistido siempre a los socialistas catalanes, que hasta la debacle de 2012 quedaban como segunda fuerza en número de escaños.

En el año 2003, el PSC ganó las autonómicas en número de votos (1.031.454), superando a CiU en algo más de 7.000 votos, una situación que ya se había producido en 1999 (con una diferencia de votos de apenas 5.000). Pero como en aquel año, la federación nacionalista quedó por delante en número de escaños.

No obstante, los buenos resultados de 2003 con 42 escaños permitieron al entonces candidato del PSC, Pasqual Maragall, gobernar la Generalitat con un tripartito con ERC e ICV que se reeditaría en 2006 con José Montilla. En esos años el PSC se presentó a las autonómicas en coalición con la plataforma cívic-política Ciutadans pel Canvi.

El mejor resultado obtenido por el PSC en unos comicios autonómicos se dio en cambio en el año 1999, cuando sacaron más votos que CiU (recabaron 1.183.299 sufragios), pero cuatro escaños menos (52 frente a 56). Ese año, el PSC concurrió en coalición con Ciutadans pel Canvi, Iniciativa per Catalunya y los Verdes en todas las provincias salvo Barcelona.

Su peor dato histórico en unas autonómicas se produjo en los comicios de 2015, con Iceta también de candidato de un PSC que, en esa campaña electoral, renunció definitivamente al llamado derecho a decidir que los socialistas catalanes abrazaron en 2012, bajo la dirección de Pere Navarro.

Ésta es la evolución histórica del voto del PSC en las autonómicas:

 

AÑOVOTOS%ESCAÑOS
2017567.307(1)13,8617
2015523.28312,7216
2012524.70714,4320
2010575.23318,3828
2006796.17326,8237
20031.031.45431,1642
19991.183.29937,8552
1995802.25224,8834
1992728.31127,5540
1988802.82829,7842
1984866.28130,1141
1980606.71722,4333

(1) resultados con el 93,95% del voto escrutado

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.