audiencia palma


Este lunes se celebrará el juicio en la Audiencia de Palma por un caso de abusos sexuales a una menor en Binissalem. La Fiscalía pide siete años de cárcel a un hombre por tocar los pechos a una niña de 13 años mientras estaba en la cama. Previamente le había proporcionado una sustancia para hacer que se durmiera.

El acusado, identificado como Harald K., de 50 años, vivía entonces con su esposa y su hija. A menudo recibía la visita de las amigas de su hija y se quedaban a dormir. En numerosas ocasiones, según el escrito de la Fiscalía, les preparaba una bebida y en esta introducía productos para hacer que entraran en sueño rápido. Uno de estos es la dormidina, una medicina para tratar el insomnio y no indicada para menores de 18 años. Otro es la butirolactona, que se usa como droga de abuso y que provocó en las niñas mareos, vómitos y dolor en el estómago.

La noche del 23 de julio de 2013 no fue distinta en este sentido. Sin embargo, entonces dio un paso más. Cuando una de las niñas dormía, se acercó a su cama. Le levantó la parte superior del pijama y le tocó los pechos, según el fiscal. En ese instante, la menor se despertó. Él huyó apresurado de la habitación.

A consecuencia de este suceso, la niña que sufrió este supuesto caso de abuso sexual tuvo que acudir al psicólogo a partir de septiembre. Presentaba ansiedad, angustia, baja autoestima e inseguridad.

Así, se le imputa por el delito continuado contra la salud pública y el de abuso sexual a una menor de 13 años, por los que solicitan tres y cuatro años respectivamente de cárcel. También piden una multa de 4.320 euros, una indemnización de 10.000 euros, una orden de alejamiento de 500 metros durante los cinco años siguientes a la pena y la libertad vigilada durante seis años una vez salga de prisión.

Por otra parte, la Audiencia también acogerá un juicio la próxima semana por otro delito continuado de abusos sexuales en Ibiza. Bartolomé V. P., de 59 años, está acusado tras mantener relaciones sexuales al menos dos veces con una chica de 39 años con un retraso mental. La Fiscalía pide nueve años de prisión.

La primera vez fue en la tienda donde él trabaja. La mujer le preguntó si podía ir al baño y él le siguió. Se metió con ella y empezó a besarle. Le tocó los pechos y le penetró. También se produjo el abuso sexual en una ocasión en la que el acusado le llevó a su casa de campo.

Además de la pena de prisión, el fiscal también solicita una indemnización de 15.000 euros y una orden de acercamiento de 250 metros por un tiempo de cinco años superior a la condena.

2 Comentarios

  1. Por favor, el término retraso mental está obsoleto y es muy despectivo. El término correcto es discapacidad intelectual.

    De por vida los metía yo en la cárcel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.