foto denuncia

Varios vecinos de Palma han hecho llegar a Crónica Balear numerosas quejas sobre el mar de hojas que están cubriendo algunas calles de diversos barrios. La última nos la hace llegar una ciudadana de Es Rafal, que protesta porque los niños no pueden pasar a una plaza a jugar por este problema.

Según denuncia, están proliferando las ratas ante la acumulación de “las hojas podridas y la basura”. “Lleva así más de un mes, hasta los operarios de Emaya se han quejado”, explica. El problema, según esta vecina, es que “Emaya no considera que las hojas sean suciedad”.

Es Rafal no es el único barrio que se ha visto afectado. Son Armadams es otro de los puntos donde las hojas se han apoderado de las aceras. Hace tan solo unos días, un palmesano reportaba que la calle de Pilar Juncosa sufría del mismo problema. Pasear con según qué calzado resultaba un infierno.

Una persona mayor de otra zona de Palma también se quejaba por lo resbaladizo que está el suelo por culpa de este mar de hojas. Esta mujer decía que tenía miedo por pasar por según qué zonas.

La anciana protestaba por lo peligrosa que es esta situación para personas como ella. En su caso, le cuesta caminar y va con un bastón. Para evitar caídas que le puedan afectar a la salud, tiene que dar varias vueltas. Es su única forma de sortear las calles más resbaladizas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.