Eva Febrero, la viuda del ganadero José Luis Iranzo, ha criticado al Ministerio del Interior por su versión sobre el despliegue “inmediato” para detener a Norbert Feher, alias ‘Igor el Ruso’, al que se detuvo después del asesinato de su marido y de otros dos guardias civiles en Teruel.

La mujer de José Luis Iranzo critica la falta de medios y la ausencia de información tras el tiroteo del pasado 5 de diciembre en el que ‘Igor el Ruso’ hirió de gravedad a dos vecinos de la zona. Ocho días después, en la búsqueda de comida y refugio, el exmilitar serbio mató en una finca en Andorra (Teruel) a Iranzo, a quien robó su coche para huir. En la fuga, además, mató a dos guardias civiles.

Eva Febrero ha criticado en su perfil de Facebook las carencias en el medio rural, así como la ausencia de información tras el tiroteo ocurrido el 5 de diciembre en Albalate del Arzobispo (Teruel). Según ella, la Guardia Civil respondió “sin medios”, al igual que su marido y otros vecinos, “gente de nuestros pequeños y abandonados pueblos”.

La viuda de Feher contradice así la versión del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que defiende que la respuesta de la Guardia Civil fue “inmediata” para detener a un fugitivo buscado desde el pasado abril en Italia, país que asegura que emitió semanas atrás una alerta con indicios que apuntaban a que se hallaba huido en España.

José Luis Iranzo participó el mismo día de su muerte, el 14 de diciembre, en una batida de búsqueda. “Todos iban a pecho descubierto”, relata su mujer, que sostiene que su marido “no sabía a qué se enfrentaba”.

Sobre Zoido señala que “se nota que los asesinados no son su familia” porque “una respuesta inmediata no es lo que se hizo”. Su marido “estuvo no se cuántas veces con la Guardia Civil”. “La última vez que lo vi, iba al cuartel”, asegura. “Les ayudó todo lo que pudo”, explica en su escrito.

PODRÍA HABER MUERTO CUALQUIERA

Respecto a su asesinato, Eva Febrero afirma que “podría haber sido cualquiera de esta zona, cualquier vecino”. “Nuestros amigos agricultores, cualquier niño que acompañase a su padre a ver las ovejas, cualquiera”, señala esta mujer.

“Si la gente de este pueblo, por lo menos, hubiéramos sabido que era tan peligroso seguro que ninguna esposa o madre les hubiéramos dejado ir al monte hasta que lo capturasen”, continúa antes de quejarse: “Ni eso nos dieron, ya no digo medios, dispositivos policiales”.

Para la viuda del ganadero José Luis Iranzo, lo peor fue que no se facilitara “ni información clara con una gente honrada que, por lo menos, hubiera podido tener lógica y no ir al monte a trabajar hasta que capturasen al que se sabía era peligroso”.

Recuerda que desde el 5 de diciembre, con el primer tiroteo en Albalate, sospechaban de que había alguien peligroso en la zona. “Las pruebas eran contundentes”, lamenta esta mujer que ahora tiene “rota la vida y el corazón”. “No hablo desde el odio, ni el rencor”, sino “desde sentir de que se engañó a muchas personas”, insiste antes de enfatizar: “Hay que decir a la gente la verdad siempre”.

Este lunes, Zoido explicó que el dispositivo de búsqueda aumentó “paulatinamente” desde el 5 de diciembre. Poco después, la Guardia Civil emitió un comunicado en el que detallaba que el dispositivo contó desde el primer momento con diferentes unidades como Unidad Aérea, Servicio Cinológico, Policía Judicial y patrullas de seguridad ciudadana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.