La participación en las elecciones catalanas de este jueves ha logrado su máximo histórico con el 81,95% de los 5.554.394 catalanes llamados a votar para elegir a los 135 diputados del Parlament, en una jornada en que la participación se ha concentrado especialmente por la tarde.

Los más de 4,3 millones de votos emitidos suponen siete puntos más que los de 2015, cuando votó el 74,95%, un dato que también estuvo muy por encima del 67,76% de los comicios de las elecciones de 2012.

El dato de este jueves destaca sobre el resto de contiendas electorales autonómicas desde el inicio de la democracia, ya que en 2010 la participación fue del 57,78%; en 2006, del 56,04%; en 2003, del 62,54%; en 1999, del 59,20%; en 1995, del 63,64%; en 1992, del 54,87%; en 1988, del 59,37%; en 1984, del 64,36%, y en 1980, del 61,34%.

A primera hora de la jornada electoral –hasta las 13 horas–, la participación ha registrado un ligero descenso respecto al ritmo de 2015, con un 34,7% –0,4 puntos menos–, pero por la tarde –hasta las 18 horas– se ha disparado con un 69,54% –6,42 puntos más–.

Especialmente a última hora, las colas han marcado el compás del día de la mano de quienes han pospuesto el voto a la tarde, muchos de ellos tras la jornada laboral.

Esta elevada participación ha dejado una menor abstención, que se ha situado en el 18,05%, con 948.740 votantes que no han acudido a la cita, por debajo de la abstención de 2015, que sumó 1,3 millones de votos no emitidos –el 25,05% del censo–.

Tras una caída significativa de los votos nulos en las pasadas elecciones con un 0,39% –15.952 papeletas–, éstos han variado escasamente este jueves, con el 0,37% –un total de 15.845 votos–.

Este mantenimiento en el voto nulo contrasta con la elevada presencia de apoderados en los colegios electorales para velar por el recuento de las papeletas para evitar que se contabilizaran votos nulos ante la presencia de eventuales símbolos por los “presos políticos” –Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart–.

En cuanto a los votos en blanco, éstos han sido del 0,44% –19.126–, una cifra ligeramente inferior respecto a los 21.895 votos sin candidatura emitidos en 2015 –un 0,53%–.

LA PARTICIPACIÓN CON MÁS CRECIMIENTO, BARCELONA

En cuanto a la participación por circunscripciones, en Girona se ha registrado una participación del 81,53%, respecto al 75,94% de 2015; mientras que en Barcelona la movilización ha alcanzado el 82,32% –respecto al 75,03% de 2015–, siendo la demarcación con más participación de Catalunya.

Con menor movilización, Tarragona ha alcanzado el 80,39% de votos –lo que significa un incremento respecto al 74,19% de las anteriores–, y Lleida ha movilizado al 80,61% del electorado, cifra por encima del 73,63% de 2015.

Además, un total de 70.350 catalanes residentes en distintos puntos de España han votado por correo este jueves, lo que supone una caída del 27% con relación al voto por correspondencia de hace dos años, cuando el voto por correo fue la opción elegida por 97.445 electores, después de que el plazo para votar por correspondencia acabara a las 14 horas del martes.

En cuanto al voto desde el extranjero, ha crecido el número de votantes hasta llegar a las 39.521 personas, un 85,5% más que en 2015, mientras que el voto por correo ha caído un 26%.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.