La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado al concesionario oficial de Volkswagen Audi España en Palma, AMCARS 2007 S.L. con indemnizar con 500 euros a un cliente que adquirió un turismo con ‘software’ para manipular los registros de emisiones contaminantes.

A pesar de esto, la Sección número 3 de la Audiencia ha rebajado el importe de la indemnización, cifrada en un principio en 2.709 euros, ya que ha estimado en parte el recurso de la empresa contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 24.

Como en varios casos en torno al ‘dieselgate’ el comprador solicitaba una indemnización por daños morales por comercialización fraudulenta. En este caso la demanda era por un contrato de 30 de abril de 2011 por vehículo marca Seat, modelo Ibiza por un importe de 12.900 euros.

De nuevo, en la sentencia hecha pública este jueves, se concluye que ha habido un incumplimiento del contrato, pues se vendió un coche que tenía instalado “un dispositivo ilegal” que escondía el hecho de que el vehículo emitía gases NOx superiores a las permitidas.

Según detallan este caso, es “idéntico” al que fue objeto de
resolución en la inicial sentencia de 11 de abril de 2017 y más adelante en las de 7 de septiembre y 20 de octubre de 2017.

En todos estos, recoge el escrito, este tribunal fijó la indemnización en la suma de 500 euros, suma en la que se pondera, la realidad de la reconocida incidencia en el vehículo por la instalación el dispositivo ilegal, la trascendencia de su descubrimiento ante la opinión pública, así como la falta de afectación al funcionamiento normal del vehículo.

Así, detalla que al tratarse de supuestos idénticos, procede la estimación del recurso para la reducción de la indemnización a la suma de
500 euros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.