Asociaciones de jueces consideran una “ocurrencia” la posibilidad de que Carles Puigdemont sea investido desde Bruselas mediante vía telemática y han advertido de que la ley no se puede modificar para dar cobertura a la situación concreta en que se encuentra una persona, ya que es contrario al Estado de Derecho.

El planteamiento de que Puigdemont tomara posesión del cargo de presidente de la Generalitat de Cataluña requeriría una reforma del Reglamento del Parlament, ya que a día de hoy esta norma exige la presencia en la Cámara del candidato a la Presidencia.

Así, la presidenta del Foro Judicial Independiente, Concepción Rodríguez, ha explicado a Europa Press que esta situación supondría “crear una norma ‘ex novo’ con el objetivo de “legalizar una situación que no sería legal en este momento”.

Es decir, aprobar esta ley, un nuevo Reglamento, serviría para “dar cobertura a una situación” que ahora es “contraria a la ley” y, según ha remarcado, la ley no puede utilizarse con tales fines.

AL FINAL, SIEMPRE ESTÁ EL PODER JUDICIAL

En todo caso, Raimundo de Prado, de la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria, ha admitido que la Mesa del Parlament podría plantear una reforma del Reglamento en este sentido, pero ha advertido de que “cualquier acto de este tipo está sometido a la acción contencioso-administrativa”.

“Pueden cambiar las normas, pero al final siempre está el Poder Judicial para controlar”, ha subrayado, al tiempo que ha recordado que también cabría la posibilidad de interponer recurso ante el Tribunal Constitucional contra una reforma de este tipo.

Para el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Celso Rodríguez, una modificación así sería “similar” a la vía exprés que utilizó la Mesa del Parlament el verano pasado para sacar adelante las leyes de referéndum y de transitoriedad, por lo que supondría una “nueva vulneración de los derechos parlamentarios” con una reforma “forzada”.

No obstante, Ignacio González, de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD), ha recordado que es el Pleno del Parlament el que debe votar la reforma del Reglamento y que de momento sólo se contempla la vía presencial, por lo que Puigdemont, los cuatro exconsejeros que están en Bruselas y los tres diputados electos que se encuentran en prisión (Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Jordi Sànchez) no podrían votarlo si no se presentan en dicha sesión plenaria.

UN PRESIDENTE TIENE QUE RESPONDER EN EL PARLAMENT

De cualquier manera, y suponiendo que una reforma del Reglamento así saliese adelante, las asociaciones de jueces consideran “inviable” que Puigdemont pueda ejercer las funciones de presidente de la Generalitat desde Bruselas.

En declaraciones a Europa Press, Celso Rodríguez, de la APM, ha recordado que “un presidente debe ejercer sus funciones de forma presencial”, asistiendo a las reuniones del Govern y sometiéndose a los debates e interpelaciones parlamentarias.

“Hay que pensar en el día a día, no sólo en la investidura. Puigdemont sería un mero presidente formal, actuaría como un presidente de gabinete. No se ajustaría a las exigencias que comporta el cargo de presidente”, ha remarcado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.