El Juzgado de Instrucción 1 de Granollers (Barcelona) ha acordado dejar en libertad provisional e inhabilitar cautelarmente al agente de los Mossos d’Esquadra que presuntamente causó pinchazos a una cincuentena de camiones en la autopista AP-7.

Según ha informado este viernes el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el juez ha acordado otras medidas cautelares como comparecencias puntuales en el juzgado, la retirada del permiso de conducir, la prohibición de salir del territorio nacional, la retirada de pasaporte y la intervención de su vehículo.

La causa contra este policía está abierta por los presuntos delitos de daños, contra la seguridad vial y falsedad documental, y la investigación de los Mossos está abierta para aclarar los motivos por los que actuó.

El mosso estaba destinado al Área Penitenciaria de la policía catalana, la que se encarga de la vigilancia en las prisiones y del traslado de reos, y llevaba desde septiembre de baja.

La División de Asuntos Internos (DAI) de la policía catalana ha abierto un expediente a este policía, de 51 años y vecino de Montmeló (Barcelona), y ya se había adoptado como medida cautelar la suspensión de funciones.

Los investigadores de la Unidad Operativa de Movilidad determinaron que este hombre es el presunto autor de los sabotajes en esta autopista y le atribuyen delitos contra la seguridad del tráfico y daños.

Concluyen que el detenido, que actuó solo, cometió los hechos de manera intencionada y premeditada, causando daños a unos cincuenta camiones, principalmente pinchazos en las ruedas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.