Una pelea entre dos hombres esta tarde en s’Aranjassa se ha saldado con uno de ellos herido. Aparentemente, la víctima es un ocupa y recriminaba a un payés que rompiera el candado de la finca en la que residía.

El incidente empezó hacia las 15:15 de este miércoles, en un camino de tierra junto a la carretera que va de s’Aranjassa en dirección a Llucmajor. Un testigo se percató de que había dos furgonetas aparcadas y que se estaba produciendo una violenta pelea entre dos varones, por lo que llamó a emergencias.

El testigo comentó que en la trifulca había armas blancas de por medio y que uno de los implicados sangraba.

Así, acudió una unidad de la Policía Local de Palma de inmediato y luego también se presentaron una patrulla de la Policía Nacional y una UVI móvil del 061.

Los agentes se encontraron con dos hombres, uno nigeriano de unos 40 años y otro español de entre 50-60 años.

Según el primero de ellos, decía que vivía en una finca y que el otro le rompía el candado. Por tanto, cuando le vio con la furgoneta le siguió y le quiso recriminar tal acción. Eso sí, luego cambió de versión y aseguró que no eran sus terrenos, sino que vivía de alquiler y que no sabía quién era el dueño, lo que suscitó dudas entre los policías.

Aún cambió otra vez más su versión y dijo que el dueño lo había alquilado a un hombre, que a su vez lo subarrendó y que este intermediario había fallecido. Al final, determinaron que era un ocupa.

El payés solía pasear con sus ovejas por la zona, pero al ver que el hombre le cortaba el paso acababa rompiendo el candado.

Al final de la pelea, el hombre de nacionalidad nigeriana salió herido con un corte en un antebrazo. Al parecer se lo había hecho con un cúter. Aseguró que le va a denunciar y que además le intentó asfixiar. Ahora la Policía Local se hace cargo del accidente y remitirá el pertinente informe al juzgado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.