El misterio en el caso de la desaparición del fraile de Valldemossa está servido. Poco a poco van saliendo pistas, la primera de ellas la caja con musgo que se llevó al bosque. En cuanto al hombre, aún no se le ha podido encontrar.

Lo curioso no es que encontraran la caja en sí, sino dónde la localizaron. Estaba en lo alto de una montaña. Se trata de un lugar de difícil acceso, donde hay que ir con la equipación adecuada. Sin embargo, el religioso de la ermita de la Santísima Trinidad no salió precisamente preparado para tal ascenso.

Durante este jueves se ha seguido con la búsqueda de este hombre con un gran equipo, entre ellos los Bomberos de Mallorca, la Policía Local de Valldemossa, los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil y unos 40 voluntarios de Protección Civil de Artà, Muro, Calvià, Valldemossa y Manacor. También se ha unido a las movilizaciones gente del pueblo.

A pesar del gran esfuerzo que está realizando, aún no han podido localizar al hombre. Las tareas se han suspendido una vez llegada la noche y el viernes por la mañana se reanudarán.

El ermitaño, de 74 años, salió el miércoles por la mañana a buscar musgo al bosque. La iba a utilizar para luego acabar el belén. Pero por desgracia no regresó, lo que alarmó a sus hermanos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.