El Gobierno pondrá “celo especial” para evitar que los bulos y las noticias falsas puedan afectar al desarrollo de la jornada electoral el próximo 21 de diciembre en Cataluña e intentos posteriores de “difamar” la democracia española cuestionando la limpieza de los comicios.

“Se va a intentar poner un celo especial en evitar que bulos, falsas noticias, ‘fake news’ puedan afectar el desarrollo de la jornada electoral”, han explicado fuentes del Gobierno, sin apuntar a Rusia ni ningún otro país.

El Ejecutivo comunitario pondrá “especial celo” para combatir bulos y noticias falsas ante la preocupación de “algunos” partidos políticos como el PSOE y Ciudadanos.

“Algunos partidos políticos están preocupados de que las noticias falsas o bulos puedan influir en el resultado electoral”, han explicado las fuentes, que han admitido que notificas falsas podrían “estimular la movilización en un sentido o en el contrario o desmovilizar”.

“Vamos a hacer lo que podamos”, ha asegurado, entre otros, tratar de desmentir rápidamente eventuales noticias falsas. El Ejecutivo comunitario no sólo vigilará la jornada electoral, también el periodo posterior para combatir cualquier intento de “descrédito” y de “difamar la democracia española” o “hablar de un fraude” electoral, que puedan buscar este tipo de notificas difamatorias sobre el proceso. “Estaremos también pendientes de eso”, han explicado las fuentes.

Desde el Gobierno insisten en que en España resulta “imposible” en términos técnicos “hackear” los resultados electorales dado que el recuento de los votos “se hace tres días después” a través de las Juntas Electorales y las Mesas y no lo hace Indra, que únicamente facilita datos a título informativo para dar cuenta de resultados provisionales.

España, en este sentido, tiene uno de los sistemas de recuento “más seguros” y con “muchas garantías”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.