Educación recomienda menos de una hora de deberes al día en Primaria

La Dirección general de Planificación, Ordenación y Centros de la Conselleria de Educación ha publicado un documento con orientaciones y recomendaciones a los centros educativos sobre los deberes escolares de los alumnos.

El objetivo de que cada centro educativo, en el marco de su autonomía pedagógica, establezca una línea común sobre los deberes o tareas escolares que el alumnado tiene que hacer en casa, según ha indicado la Conselleria en una nota de prensa.

Como orientación general, este documento recomienda no superar los 60 minutos diarios en los últimos cursos del tercer ciclo de la Educación Primaria, y los 120 minutos diarios en el segundo ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria.

Además, recomienda procurar respetar los periodos de descanso (fines de semana y periodos de vacaciones escolares) y que las tareas sirvan para lograr competencias clave (entre ellas la de autonomía personal) además de que no sean simplemente una repetición de lo que se ha hecho en clase.

El documento que ha elaborado Educación indica que las tareas se tienen que diseñar de tal manera que el alumnado las pueda realizar autónomamente, sin que haga falta la ayuda de sus padres o terceras personas, aunque se pueda solicitar su supervisión y/o control.

Además, tienen que ser accesibles para todo el alumnado, indistintamente de sus condiciones personales y sociales. Esta consideración se refiere a los recursos materiales que se exijan puesto que si los deberes computan para la calificación del alumnado, este hecho puede incrementar los efectos de las desigualdades sociales si la familia no lo puede ayudar.

Siempre que se encomienden deberes o tareas, se tendrá que prever el tiempo suficiente para revisarlos y corregirlos en clase, ya sea de forma individual o colectiva.

La previsión de tiempo para realizarlas tiene que incluir todas las tareas que se encargan en el conjunto de áreas o materias. La Conselleria aconseja evitar la acumulación de tareas y que el volumen de la asignación total esté ajustado a la edad y las circunstancias educativas del alumnado. Por ello se debe prever un tiempo máximo, diario o preferiblemente semanal, para realizar estas tareas en función del nivel educativo.

En todo caso, la Dirección General pide tener en cuenta “que un volumen excesivo de deberes puede tener como consecuencia un aumento de la desigualdad educativa”.

Además de la instrucción también se ha adjuntado un cuadro comparativo con las recomendaciones y regulaciones de los tiempos de deberes escolares en minutos diarios que se hacen en otros países y regiones: desde la prohibición de los deberes en la educación primaria en Francia, pasando por la regla de los 10 minutos en Estados Unidos (asignar 10 minutos a 1º de primaria y aumentar 10 minutos cada año) o los 20 minutos en 3º y 4º de primaria y 30 a 5º y 6º en Bélgica, que se convierten en 45 y 60 en el mismo nivel educativo en Alemania.

“DEBATE SOCIAL” SOBRE LOS DEBERES

El director general de Planificación, Ordenación y Centros, Antoni Morante, ha recordado el “debate social” sobre la cuestión de los deberes, por lo que con esto quieren ofrecer “orientaciones básicas” a los centros que prevén que su alumnado haga deberes.

“No tenemos que olvidar que especialmente en Baleares, donde tenemos una extraordinaria diversidad de alumnado, los centros educativos a menudo se convierten en los únicos lugares donde independientemente del origen social, el entorno sociocultural o cualquier otro aspecto, los alumnos tienen las mismas oportunidades. Los deberes no tienen que poner en peligro esto”, ha razonado.

Las orientaciones establecen que los deberes o tareas escolares tienen que tener como finalidad potenciar la autonomía y responsabilidad del alumnado, ayudar a crear el hábito de trabajo y de estudio, reforzar las actividades del aula, favorecer el trabajo colaborativo y en equipo y mejorar la comunicación con las familias, e implicarán la coordinación del equipo docente de cada grupo clase.

Para favorecer esta coordinación, en la educación primaria consideran conveniente partir, siempre que sea posible, de una programación conjunta de todo el equipo docente que imparte docencia al mismo grupo de alumnos para no sobrecargar al alumnado.

Una vez elaborada, la orientación común sobre los deberes o tareas escolares se tendrá que aprobar por el claustro e informar favorablemente por el consejo escolar, para ser incluida en la Programación General Anual del centro a partir del curso 2018/19.

Hay un comentario

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.