La Policía Nacional ha detenido a dos hermanos en Palma, dueños de dos establecimientos de compraventa de oro, por irregularidades en sus negocios. Ambas tiendas estaban siendo utilizadas para deshacerse de joyas robadas y blanquear dinero. También se ha arrestado a cuatro de sus trabajadores. Se les acusa de los delitos de receptación, falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales.

La investigación se inició a principios de este año. Agentes de la Policía Nacional tenían indicios de que se estaban produciendo varias irregularidades en dos locales de venta de oro. Ambos eran propiedad de dos hermanos de 40 y 46 años.

Durante varios meses, los policías estuvieron trabajando para averiguar y poder demostrar como ambos establecimientos estaban siendo utilizados como centros receptores de efectos sustraídos, principalmente joyas. Además, ocultaban datos registrales para obtener un mayor beneficio.

Ambos locales abonaban a sus clientes un precio sensiblemente inferior al de mercado.

En la operación se ha intervenido cerca de 90.000 euros en metálico, numerosas joyas y documentación.

Se considera que las dos tiendas se erigían como centros de recepción de objetos robados, a los que daban salida en las mismas. Por tanto, con esta actuación se ha asestado un golpe duro al mercado negro de joyas sustraídas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.