Foto: Reuters

La Policía australiana ha confirmado este domingo la detención de un hombre acusado de trabajar en el mercado negro para vender componentes de misiles y carbón en nombre de Corea del Norte, convirtiéndose en los primeros cargos presentados en Australia por la venta de armas de destrucción masiva.

El hombre ha sido acusado de dos cargos en virtud de un acto que impedía la proliferación de armas de destrucción masiva, según la Policía, y con otros cuatro en virtud de la legislación que impone sanciones de Naciones Unidas y de Australia contra Corea del Norte.

El detenido, un hombre australiano, ha sido identificado por Australian Broadcasting Corporation y otros medios de comunicación, como Chan Han Choi, de 59 años, que ha vivido en Australia durante más de 30 años y tiene descendencia coreana.

Chan fue detenido este sábado en el suburbio de Eastwood, en Sídney, y debe comparecer ante el tribunal este domingo, según ha informado la Policía. Según la Policía Federal Australiana (AFP, por sus siglas en inglés) el hombre ya llamó la atención de las autoridades a principios de 2016.

“Este hombre era un agente leal a Corea del Norte, que creía que estaba actuando para servir a un mayor propósito patriótico”, ha señalado el comisionado adjunto de la AFP, Neil Gaughan. “Este caso no se parece a nada que hayamos visto antes en suelo australiano”, ha añadido.

La Policía alegará que el hombre trató de negociar la venta de componentes de misiles, incluido un software para los sistemas de orientación de los misiles balísticos, así como tratar de vender carbón a terceros en Indonesia y Vietnam. El detenido podría enfrentarse a hasta 18 años de cárcel si es declarado culpable.

Gaughan ha asegurado que el intercambio de estos elementos podría haber costado “decenas de millones de dólares” si hubiera tenido éxito.

Corea del Norte ha sufrido este año una nueva ronda de sanciones más estrictas de Naciones Unidas, después de continuar con su programa nuclear y de misiles desafiando a la presión internacional.

Las tensiones han aumentado de forma dramática en al península de Corea debido a los lanzamientos de misiles balísticos de Corea del Norte y su sexto y más poderoso ensayo nuclear, así como los simulacros militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos que los norcoreanos aseguran que es una preparación para la guerra.

Según Pyongyang, podría impactar contra cualquier punto del territorio estadounidense o surcoreano de forma inminente.

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, instó este viernes a Corea del Norte a llevar a cabo un “cese sostenido” de sus pruebas de armas para permitir conversaciones sobre sus programas nucleares y de misiles.

Sin embargo, Corea del Norte ha mostrado poco interés en las conversaciones hasta que tenga la capacidad de atacar el territorio continental de Estados Unidos con un misil de punta nuclear, algo que muchos expertos aseguran que aún no ha probado.

Gaughan ha señalado que el hombre detenido en Australia había estado en contacto con funcionarios de alto rango de Corea del Norte, pero que ningún componente de misiles ha llegado a suelo australiano. También ha informado de que no había indicios de que funcionarios de Indonesia o Vietnam hubieran participado en el intento de vender carbón.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.