Foto: Reuters

El responsable del Gobierno alemán para las víctimas del atentado terrorista perpetrado hace un año en un mercado navideño de Berlín ha exigido este miércoles a las autoridades del país que, en el futuro, den un trato más humano a los familiares de los afectados por este tipo de tragedias.

Durante la presentación en Berlín de un informe sobre el ataque yihadista más mortífero que hasta el momento ha sufrido Alemania, el comisionado Kurt Beck ha criticado la actuación de algunos organismos públicos que hicieron pasar a los allegados de los 12 fallecidos y de los más de medio centenar de heridos por momentos de gran dolor.

“Una vez hechas las autopsias, a los familiares se les enviaron las facturas que recordaban que el pago estaba pendiente. Estas fueron vivencias horribles que no deben repetirse”, ha señalado.

Beck también ha lamentado que después del atentado las familias de las víctimas, en medio de una gran confusión, tuvieran que recorrer los hospitales de la capital alemana para localizar a sus parientes o que las víctimas tardaran hasta tres días en ser identificadas a pesar de que portaban encima su carnet de identidad.

“Los familiares sentían una mezcla de dolor, de espanto y de rabia”, ha indicado el responsable del Gobierno germano para las víctimas, quien también ha abogado por aumentar las ayudas financieras que reciben tanto las víctimas como los allegados e instado a reformar las leyes para que la ayuda en este tipo de tragedias se pueda prestar de forma más ágil. “Alemania no estaba preparada para reaccionar ante un atentado como este”, ha precisado.

El 19 de diciembre de 2016, el joven tunecino Anis Amri embistió con un camión a la multitud que se encontraba en este mercadillo causando el atentado yihadista más sangriento jamás registrado en Alemania. En el ataque, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), fallecieron 12 personas y unas 70 resultaron heridas.

Familiares de las víctimas se habían quejado previamente de la presunta falta de asistencia del Estado tras el atentado. En una carta abierta, acusaron incluso a la canciller Angela Merkel de pasividad y fallas políticas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.