Fotos: Isabelle Sleijpen

En la noche del viernes, en el Trui Teatre no cabía ni un alma. Todas las entradas hacía días que estaban vendidas para el concierto que se venía anunciando por las redes sociales desde hace semanas y que fue organizado por La Mega radio.

Los 1300 asistentes pudieron disfrutar de más de 3 horas de show presentado por un gran animador como es Sebas Rotger, y con artistas como Juan Real, María Artés Lamorena, Saray, Maki o la gran revelación musical de este año, Demarco Flamenco. El espectáculo fue presentado como si de una pelea de pareja se tratara, haciendo un enlace perfecto entre los artistas e hilando una serie de canciones encadenadas hasta llegar al plato fuerte de la noche que, pasadas las once, llegaría con la salida de Demarco al escenario, que enseguida desató la locura entre el público.

Demarco Flamenco, cuyo nombre real es Marcos Borrego López, es de Utrera (Sevilla) y tiene 38 años. La fama le ha llegado casi como en un cuento de hadas, por sorpresa, ya que hasta hace pocos meses aún trabajaba como repartidor de bombonas de butano en Sevilla, donde vive con su mujer y su hija. De hecho, como hombre cauteloso y responsable que es, pidió una excedencia laboral de un año porque no se terminaba de creer esto de que la música le fuese a dar el dinero con el que mantener a su familia. Aprendió a cantar de pequeño con su padre y hasta ahora, aunque la música siempre fue su pasión, nunca pudo ni soñar con vivir de ella.

La meteórica carrera de Demarco hubiese sido inimaginable hace diez años, cuando primero venía la discográfica y luego la promoción. Ahora las reglas del juego han cambiado; ahora el público elige primero y el sevillano ha sido fichado por el gigante Warner Music tras colgar un par de videos en YouTube que lleva ya más de 31 millones de visitas.

Se cansó de cantar las canciones de los demás y un día mientras trabajaba repartiendo bombonas de butano se le ocurrieron los acordes de su primera canción, de modo que con la grabadora del móvil y un papel que encontró por la furgoneta, compuso el que sería su primer tema propio. Así nació “Esa carita”, que después sería el primer tema que grabó con Maki, que en este momento es su productor y el artífice de su fama.

Partiendo del flamenco que escuchó en su casa desde niño ha llegado a ese electrolatino o pop flamenco que muchos etiquetan sin complejos como una versión de Camela 2.0. Sus temas triunfan por su sencillez, su falta de pretensiones y su facilidad para llegar al corazón de la gente y bailarlas.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.