PICTURE ALLIANCE / ROLAND WEIHRA / ROLAND WEIHRAUC

El juicio contra cuatro empleados de la empresa organizadora del festival de música tecno Loveparade en 2010, donde murieron asfixiadas 21 personas, entre ellas dos españolas, ha comenzado este viernes en Alemania.

Los cuatro empleados, junto a seis trabajadores de la ciudad de Duisburgo, se sentarán en el banquillo acusados de homicidio y lesiones corporales graves por la avalancha que se produjo el 24 de julio de 2010 en el único túnel de acceso y salida al recinto del festival, donde resultaron heridas más de 650 personas.

El Tribunal Superior de Duisburgo trasladó las vistas a un centro de convenciones en Düsseldorf para poder albergar a unas 500 personas, incluidos los familiares de las víctimas y heridos, que se han querellado también de forma particular.

La Loveparade, que concluyó trágicamente hace siete años, comenzó su andadura en 1989. “Paz, alegría, tortitas”, fue el lema de la primera Loveparade hace más de un cuarto de siglo, cuando unas 150 personas bailaron por la avenida Kurfürstendamm del Berlín occidental.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.