Foto: Reuters

Alemania ha rendido homenaje este martes a las víctimas del atentado terrorista que acabó con la vida de doce personas y dejó a un centenar heridas hace un año en un mercadillo navideño de Berlín, la capital del país.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller, Angela Merkel, además de otras autoridades, han asistido por la mañana a una ceremonia interreligiosa en la Iglesia de la Memoria de Berlín, cercana al lugar en el que se perpetro el mayor atentado islamista registrado en suelo alemán.

El aniversario viene marcado por fuertes críticas al Gobierno alemán por el trato a los familiares y víctimas del atentado, lo que ha llevado a Steinmeier a reconocer los errores cometidos por el Estado.

En su discurso en el acto de homenaje celebrado a puerta cerrada, el presidente germano ha dicho que ha llegado tarde el apoyo para los familiares de las víctimas y para los heridos y que ha sido poco satisfactorio, según el texto facilitado a los medios. “Muchos familiares y heridos se han sentido abandonados por el Estado tras el atentado”, ha afirmado.

El 19 de diciembre de 2016, el terrorista tunecino Anis Amri embistió con un camión robado un céntrico mercado navideño y causó la muerte de doce personas y heridas a cerca de un centenar.

El ataque fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico. Amri murió abatido a tiros por la Policía alemana en Milán cuatro días después del ataque.

Durante su discurso, Steinmeier ha hablado también de la necesidad de analizar cómo la sociedad hizo frente al atentado. Justo después se extendió la opinión entre la población de no permitir sentirse intimidado y seguir viviendo como hasta ahora, ha recordado el jefe del Estado alemán.

“Sin embargo, tan poco tiempo después del atentado, cuando la inconcebible violencia había irrumpido en nuestra vida cotidiana, sonó no solo como obstinado y seguro en uno mismo sino también extrañamente frío y sereno”, ha criticado. Para muchos familiares esto tuvo un efecto “como de un acto reflejo de defensa, como un intento demasiado experto para reprimir el shock”, ha declarado. “Y fue visto por los familiares y heridos, según sé, como falta de comprensión aún cuando no fue intencionado”, ha señalado el presidente alemán.

Steinmeier ha dejado claro que la sociedad no debe ceder ante el terrorismo. “Pero esto no puede conducir a reprimir el dolor y el sufrimiento”, ha añadido. En este sentido, Steinmeier ha recordado la importancia de estar al lado de las víctimas y familiares. “Estar juntos en la tristeza, en la rabia, en la consternación, esto forma parte también de la cohesión que necesitamos para defender unidos nuestra libertad”, ha dicho.

El lunes, la canciller alemana, Angela Merkel, se reunió por primera vez con cerca de 80 víctimas y familiares en la Cancillería, en Berlín. Anteriormente, le habían mandado una carta abierta a la mandataria alemana en la que se quejaban de la falta de empatía y la frialdad con la que fueron tratados muchas veces por los organismos públicos.

En el lugar del mercado será descubierto este martes un monumento conmemorativo. Una gran grieta dorada en el suelo simbolizará el desgarro causado por el ataque. En la escalinata de la iglesia serán colocadas placas con los nombres de todos los fallecidos.

Los actos conmemorativas se celebrarán en medio de estrictas medidas de seguridad. El mercado navideño permanecerá cerrado durante todo el día y se espera la asistencia de varios centenares de personas.

Por la tarde está prevista una ceremonia de oración por la paz. A las 20:02 locales, la hora en la que Amri se subió con el camión a la explanada del mercado llevándose todo por delante, las campanas de la Iglesia de la Memoria tocarán durante doce minutos y se formará una cadena humana con luces alrededor del templo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.