Foto: Reuters

La nadadora española África Zamorano Sanz ha cosechado una meritoria quinta posición en la final de los 400 metros estilos en el Europeo de piscina corta de Copenhague, una prueba en la que ha dominado la húngara Katinka Hooszù, llevándose la victoria con autoridad.

La española, de 19 años, disputó la prueba en la que Mireia Belmonte, plusmarquista en esta disciplina, fue ausente por su decisión de no competir en el Europeo. Zamorano aprovechó la oportunidad y nadó con las principales estrellas mundiales. La húngara Hooszù se llevó cómodamente el triunfo con un tiempo de 4:24.78.

La barcelonesa entró dentro del ‘top 5’ continental con un registro de 4:35.35, dós décimas por encima de su mejor marca personal. Hooszù rompió la carrera en el primer largo aunque quedó lejos del récord del Mundo de Belmonte, que hizo 4:18.94 en Eindhoven este mismo año.

La plata y el bronce fueron para las francesas Lara Grangeon y Fantine Lesaffre con unas marcas de 4:28.77 y 4:30.68, respectivamente. La italiana Ilaria Cusinato fue cuarta entrando en 4:32.85 aunque Zamorano le disputó por instantes la posición tras un buen tramo de espalda.

Por su parte, la también española Jessica Vall realizó una buena toma de contacto en los 50 metros braza en este primer día de competición. En la semifinal firmó 30.68 y los 30.53 de la final, su mejor marca personal, colocaron a la catalana en la decimocuarta plaza de la prueba.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.