Foto: Reuters

Una de las víctimas mortales del individuo que irrumpió a tiros en una iglesia de Texas falleció haciendo de escudo con su propio cuerpo para sus cuatro hijos. Dos de ellos, una niña y un niño de 5 años sobrevivieron al ataque.

La mujer, Joann Ward, tiró al suelo a su hija de 9 años, Rihanna, cuando el atacante comenzó a disparar dentro de la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs, un pueblo de Texas. Después abrazó a sus otros tres hijos, según ha relatado una amiga de la familia.

“No me hirió porque estaba escondido y mama cubrió a Emily, Ryland y Brooke”, ha relatado Rihanna, según la versión publicada por la amiga de la familia, Vonda Greek Smith, en Facebook.

Un total de 26 fieles murieron en por los disparos del agresor. Entre los fallecidos están Brooke, de 5 años, y Emily de 7, dos de los cuatro hijos de Joann Ward. Brooke murió en el lugar de los hechos y Emily falleció poco después en el hospital.

Ryland, de 5 años, recibió cinco tiros y estaba en estado crítico cuando fue operado, según ha revelado una familiar, Heather Bradley, quien ha abierto una página en GoFundMe para recaudar dinero para esta familia.

“Ryland sobrevivió a varias heridas de bala. Se ha sometido a varias operaciones caras y tiene un largo camino hasta la recuperación plena”, ha señalado Smith en Facebook.

PROBLEMAS FAMILIARES

La investigación del tiroteo continúa avanzando y todo apunta a que el agresor, Devin Patrick Kelley, estaba motivado por el odio a sus suegros. Además se ha sabido que cuando salió de la iglesia tras su ataque, un vecino se enfrentó a él y le hirió, tras lo que huyó. el individuo pidió ayuda a otra persona que iba en un vehículo e iniciaron una persecución.

“Es un buen samaritano. Nuestro héroe de Texas. Se subió a un coche de un joven de Seguin, Texas y persiguió al sospechoso”, ha relatado un portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Freeman Martin.

Durante la persecución, Kelley llamó a su padre para decirle que había sido herido por un disparo y que creía que no iba a sobrevivir, han revelado las autoridades. Más tarde se estrelló y se disparó. Por el momento no se sabe si este disparo fue el mortal o si falleció debido a la gravedad de sus heridas anteriores.

Kelley se vio inmerso en una disputa doméstica con la familia de Danielle Shields, la mujer con la que se casó en 2014, una crisis que se agravó. “Había un problema doméstico con la familia y con los suegros”, ha explicado Martin. “La suegra iba a la iglesia (…) y había recibido mensajes de texto amenazantes del sospechoso”, ha relatado.

Sin embargo, los familiares de Shields no estaban en la iglesia en el momento del ataque, pese a que solían frecuentarla de vez en cuando. El propio Kelley iba a veces a esta iglesia, según ha revelado el senador Ted Cruz. Kelley fue expulsado del Ejército tras demostrarse que agredió a su mujer.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.