El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) ha mostrado “su completo rechazo” al decreto que exigirá el catalán a los empleados de la sanidad pública en Baleares. Para el sindicato, “el conocimiento del catalán no debería ser requisito para poder presentarse a una convocatoria de empleo público” y que solo debe contar como si fuera un mérito.

Durante el periodo de exposición pública, el SAE presentó sus alegaciones para que el idioma pasara a ser un mérito, pero al final fueron en vano. “Es inadmisible que exista este agravio comparativo entre profesionales capacitados académicamente para llevar a cabo el mismo trabajo”, critican, y más teniendo en cuenta que en Baleares “existe una alarmante falta de profesionales“.

Según el sindicato, negar a los opositores que no sepan catalán o no lleguen a un nivel mínimo su participación en procesos de empleo público “vulnera la ley”. Aseguran que “deben participar profesionales en igualdad de condiciones, siempre y cuando estén capacitados para desarrollar el trabajo para el que se crea la oferta” y que esto supone una discriminación por el idioma cooficial en Baleares.

“Desde SAE adoptaremos todas las medidas que estén en nuestras manos para que los procesos no sean discriminatorios”, añaden. En este sentido, han establecido una comparación con cuestiones relacionadas con el género o su religión, pues no se puede dejar fuera a gente por estos motivos. El Sindicato de Técnicos de Enfermería entiende que lo mismo ocurre con el idioma.

El sindicato apuesta “por la valoración como mérito del idioma catalán para aquellos profesionales que sí tienen estos conocimientos”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.