Foto: Europa Press

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha asegurado este lunes que hay actuaciones del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont que “rozan el ridículo” y le ha recriminado que no convocara él mismo las elecciones autonómicas en Cataluña. A su entender, “un buen gobernante” no se puede “asustar” porque haya manifestantes en la calle “llamándole traidor”.

“Un gobernante tiene que oír a la gente y oír lo que le dice la calle, pero tiene que tener personalidad para tomar decisiones y actuar de conformidad con el interés general. Y no se puede asustar porque hay dos mil, tres mil o cinco mil manifestantes llamándole traidor. Eso no lo hace un buen gobernante”, ha declarado Rajoy, tras negar que Puigdemont negociara algo con su Gobierno o le anunciara que fuera a convocar elecciones anticipadas.

En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, el presidente del Gobierno ha calificado de “calumnia” y “falsedad” las declaraciones de la dirigente de ERC Marta Rovira acusando al Ejecutivo del PP de amenazar con muertos en la calle si seguían la hoja de ruta independentista. “Es mentira, es una calumnia y una vergüenza que se pueda llegar a esos niveles”, ha enfatizado.

Dicho esto, ha retado a la ‘número dos’ de ERC a que dé el nombre de la persona que amenazó con muertos en Cataluña. “Si se ha atrevido a decir una mentira de estas características, por qué no se va a atrever a decir de dónde saca ella esa información”, ha apostillado, para recalcar que su Gobierno no ha “amenazado a nadie”.

UN MES DESDE EL 155

Rajoy ha puesto en valor la aplicación del artículo 155 de la Constitución cuando se cumple un mes de puesta en marcha, subrayando que los funcionarios están cumpliendo con su función “muy bien” tras el cambio “traumático” que se ha producido al asumir el Ejecutivo central las riendas de la Generalitat. De hecho, ha señalado que en este mes “ya se han pagado facturas a proveedores por algo más de 1.500 millones de euros”.

Tras justificar la aplicación de ese precepto constitucional -que ha calificado de “muy democrático”– después de que se diese la “situación excepcional” de declarar la independencia, ha recalcado que “han cambiado muchas cosas” en Cataluña en este último mes porque se ha “vuelto a la legalidad” y se han convocado elecciones con arreglo a la ley.

“La administración está funcionando con normalidad y con tranquilidad. El objetivo ahora es que después de las elecciones del 21 de diciembre vuelva a Cataluña la tranquilidad, la buena convivencia y la normalidad, y que la recuperación económica continúe porque esto ha afectado a la economía de Cataluña”, ha aseverado.

RECUERDA LO QUE DECÍA TARRADELLAS

Ante las elecciones del 21 de diciembre, ha dicho que el objetivo es “iniciar una nueva etapa” y se ha mostrado convencido de que las cosas “van a ir bien” para aquellos partidos que creen en la ley, el Estado de Derecho, la unidad de España y la soberanía nacional. “Soy un convencido de que las cosas van a ir bien”, ha abundado, para agregar que no quería hacer “especulaciones” acerca de si Puigdemont acudirá o no a España ante de la votación del día 21, aunque podían “esperarse cualquier cosa” tras su fuga a Bélgica.

Rajoy ha calificado de “sorprendentes” las declaraciones que realizó este fin de semana Puigdemont planteando que Cataluña vote su continuidad en la Unión Europea pero ha dicho que “vista la dinámica” en la que se ha instalado el expresidente de la Generalitat le sorprende “bastante menos” porque ya se espera “cualquier cosa”.

“Decía Tarradellas hace ya algunos años que en política se puede hacer de todo menos el ridículo, pero desgraciadamente estamos viendo muchas cosas que ya rozan el ridículo por parte de algunos dirigentes políticos”, ha enfatizado, para subrayar que Puigdemont no ha tenido el “apoyo de nadie” en Europa salvo de los “algunos extremistas de derecha y de izquierda” a los que solo interesa que “las cosas le vayan mal” a Europa.

“A LO MEJOR CALCULARON MAL LAS COSAS”

Rajoy ha dicho que la “vía” que tienen los independentistas es cumplir la ley porque “se puede ser independentista en España”. “Lo que no se puede hacer es cargarse la ley”, ha avisado, tras resaltar que “llevaron las cosas a su límite” pensando “a lo mejor” que el Estado no podía defenderse porque no tenía instrumentos o porque el presidente del Gobierno iba a “mirar para otro lado”.

“A lo mejor calcularon mal las cosas. Se han equivocado, se han saltado la ley y no se dieron cuenta de que España es una gran nación y tiene una Constitución con instrumentos legítimos y legales para defenderse”, ha avisado el presidente del Gobierno, para reiterar que los independentistas “no han ganado ninguna batalla” porque no les ha apoyado ningún Ejecutivo europeo salvo los “grupos más extremistas” del Parlamento Europeo.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.