Un total de 1.150 empleados de Emaya utilizarán a partir del próximo 13 de noviembre nueva vestimenta. Estos nuevos equipamientos serán, por primera vez, homogéneos para todo el personal, tanto del Área del Ciclo del Agua como de Calidad Urbana.

Según informa el Ayuntamiento en un comunicado, se trata de una ropa de trabajo diseñada y elaborada con materiales nuevos, que mejoran la calidad en relación a los anteriores, seleccionados con criterios de prevención y seguridad laboral, que además será más cómoda y más práctica para los trabajadores y trabajadoras.

De este modo, además de unificar la imagen de la empresa, “se reducen costes de compra, al realizar una compra conjunta de un único modelo”, según señalan desde el Consistorio.

Así, se indica que las características de la nueva ropa de trabajo se pactaron en una comisión formada por los jefes de departamento y de servicio, responsables de recursos humanos, los delegados sindicales de prevención, miembros del servicio de prevención, del departamento de compras, gerencia y asesores externos.

La iniciativa surgió de los encuentros que tuvo la dirección de la empresa con la totalidad de la plantilla, a finales de 2015 y principios de 2016. En estas reuniones se detectó que una de las principales demandas del personal era la mejora de la ropa.

CRITERIOS DE SEGURIDAD LABORAL

Pero los cambios más importante tienen relación con la calidad de los materiales y la incorporación de criterios de prevención y seguridad laboral. Así, el Ayuntamiento destaca quye se han incorporado a las propias prendas los elementos de seguridad que requiere el cumplimiento de la normativa de seguridad y prevención de riesgos laborales.

Así, en relación a las principales mejoras introducidas con el nuevo diseño y el uso de nuevos materiales se han tenido en cuenta criterios de mejora de la visibilidad, elasticidad, transpirabilidad e impermeabilidad.

AHORRO DE MÁS DE 16% DEL COSTE POR TRABAJADOR

La compra se adjudicó a la empresa el Corte Inglés por un total de 495.634 euros, para presentar la mejor oferta económica, un 38% más baja respecto del tipo máximo de licitación (803.871 euros). El contrato cubre el suministro de ropa de trabajo durante dos años.

Así, se destaca que se produce un ahorro de un 16,84% respecto del coste por trabajador en relación a la compra anterior, por la mayor calidad de la ropa que permite una duración superior de las piezas.

En total 1.150 trabajadores que utilizarán esta ropa, con un coste la ropa por persona de 143 euros, frente a los 172 euros de la anterior licitación.

Así, la dirección y la comisión valora la llegada de la nueva ropa que a partir del próximo lunes estará a disposición de los trabajadores, “tanto en cuanto a la calidad y seguridad como al
hecho de haber sido seleccionada por un proceso de consenso en el seno de una comisión plural con representación de todos los sectores de la plantilla implicados”.

La ropa vieja se retirará para ser reciclada. En el caso de las piezas en buen estado se estudia la posibilidad de destinarlas a proyectos de cooperación exteriores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.