La Policía Local de Inca detuvo el domingo por la tarde a una conductora que se accidentó contra un coche aparcado en la localidad. La mujer casi quintuplicó la tasa máxima de alcoholemia, pues en la prueba dio 1,16 mg/l. Para más inri, le habían retirado el carnet cuando dio otro positivo en septiembre y llevaba a su hijo en el vehículo.

El incidente tuvo lugar el domingo a las 18 horas. La mujer se había empotrado contra un Porsche todoterreno que estaba estacionado en un polígono industrial de Inca. Cuando le hicieron el test de alcoholemia, dio una cifra que es casi cinco veces por encima de la permitida.

Además, en septiembre ya le interceptaron a la salida de un McAuto con una tasa aún más alta, de 1,27. En ese momento, iba con su hijo de cuatro años. El aviso les llegó del 112, que alertaba de que un automóvil circulaba de forma extraña en la zona. Cuando la Policía Local le dio el alto, descubrieron que el niño no llevaba el cinturón puesto en su sillín.

La infractora suma así un juicio más y está pendiente de ser juzgada por ambos delitos. En este segundo, incurre el agravante de reincidencia y hay que tener en cuenta que también circulaba sin el carnet.

Por otra parte, unas horas más tarde durante el mismo domingo, la Policía Local de Inca arrestó a otro conductor ebrio. El hombre que pilotaba el automóvil arrojó un resultado de 0.88 en la prueba de alcoholemia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.