Foto: Reuters

Miles de personas han marchado en silencio en Varsovia durante la noche del lunes en memoria de un hombre de 54 años que falleció el pasado 29 de octubre, tras quemarse a lo bonzo frente al Palacio de la Cultura de la capital polaca como protesta contra las políticas conservadoras vigentes.

Su nombre era Piotr Szczesny, un padre de familia proveniente de Niepolomice, en el sur de Polonia. En el panfleto que distribuyó antes de morir escribió: “Amo la libertad sobre todas las cosas. Por ello he decidido inmolarme y espero que mi muerte remueva la conciencia de mucha gente”.

Uno de los manifestantes de este lunes, Jacek Rabinski, un ciudadano de 38 años que se prepara para ser paramédico, ha asegurado que el luto por la muerte de Szczesny está cargado de respeto hacia su decisión. “Estamos aquí porque estamos preocupados por la situación política de nuestro país. Muchas personas viven convencidas de que la política es algo que no les concierne. La política somos nosotros, la gente corriente creamos la política”, ha afirmado.

La Comisión Europea ha criticado las medidas implementadas por el Gobierno polaco, encabezado desde hace dos años por el partido conservador Ley y Justicia, las cuales, según Bruselas, ponen en peligro la libertad de prensa y la independencia judicial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.