Foto: Reuters

Rusia ha acusado este jueves a Estados Unidos de intentar provocar al líder norcoreano, Kim Jong Un, para que pierda los estribos en relación con su programa de misiles con el fin de dar a Washington el pretexto para destruir su país.

En uno de sus comentarios más contundentes hasta la fecha sobre el tema, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha rechazado la petición de Estados Unidos de cortar las relaciones con Pyongyang por su programa nuclear y de misiles balísticos y ha dicho que la política estadounidense hacia Pyongyang tiene muchos puntos débiles.

Las tensiones en la península de Corea han aumentado después de que Corea del Norte anunciara que había probado con éxito un nuevo misil balístico intercontinental el miércoles en un “avance” que pone todo el territorio de Estados Unidos bajo el alcance de su armamento nuclear.

Rusia ha condenado el ensayo, como otros anteriores, considerándolo “una provocación”, pero Lavrov ha sostenido que el modo en que Estados Unidos está gestionando la situación es peligrosamente provocativo. “Las últimas acciones de Estados Unidos parecen diseñadas para provocar deliberadamente a Pyongyang a que emprenda una nueva acción extrema”, ha opinado Lavrov en declaraciones en Bielorrusia.

El ministro de Exteriores ha explicado que se refería a las maniobras conjuntas militares de Estados Unidos y Corea del Sur, que ha dicho que oficiales estadounidenses han indicado a Rusia que no se celebrarán hasta primavera para abrir una ventana a rebajar las tensiones.

“Estamos animados por ese enfoque y, de repente (…) anuncian ejercicios a gran escala en diciembre. Tenemos la impresión de que todo se ha hecho especialmente para conseguir que Kim Jong Un “pierda los estribos” y dé otro paso irresponsable.

Las fuerzas aéreas de Estados Unidos y Corea del Sur tienen previsto realizar un ejercicio conjunto a principios de diciembre en el que participarán seis F-22 Raptor estadounidenses. “Los americanos tienen que explicarnos todo si quieren encontrar un pretexto para destruir a Corea del Norte. Déjenme que lo diga directamente (…) entonces podemos tomar la decisión sobre cómo reaccionar”, ha sostenido.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, llamó el miércoles a otros países a cortar lazos con Pyongyang, incluidas las relaciones comerciales y expulsar a trabajadores norcoreanos. Moscú vende productos petroleros a Corea del Norte y miles de norcoreanos trabajan en Rusia, enviando remesas a las autoridades de Pyongyang.

RECHAZO AL LLAMAMIENTO DE EEUU

Según Lavrov, el llamamiento de Haley al mundo a aislar a Corea del Norte es equivocado. “Nosotros lo valoramos de forma negativa”, ha afirmado. “Ya hemos dicho muchas veces que la presión de las sanciones se ha agotado a sí misma”, ha añadido. Además, se ha quejado de que Estados Unidos está “ignorando totalmente” una petición de la ONU a dialogar con Corea del Norte. “Creo que es un gran error”, ha valorado.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha instado a buscar una solución a la crisis con Corea del Norte en lugar de cortar contactos con este país. “Cortar los lazos con Corea es lo más fácil que se puede hacer, pero la cuestión es cómo nos ocuparemos de la normalización”, ha defendido el portavoz, según Sputnik.

“Debemos centrar nuestros esfuerzos comunes para buscar una respuesta a esta cuestión”, ha sostenido el portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.