La Comisión de Tráfico y Seguridad de la Circulación Vial 2017 ha informado este miércoles de que hasta la fecha, este año se han contabilizado 52 muertes por accidentes en carreteras y vías urbanas, uno más que el año pasado en estas mismas fechas (cifras de fallecidos a 24 horas del accidente), contabilizándose cinco accidentes mortales más.

Por Islas, Mallorca ha reducido notablemente las muertes (31 este año por 41 en 2016), aumentándose en el resto de Islas, especialmente en Ibiza donde son 16 los fallecidos hasta hoy frente a los 7 de 2016. Menorca y Formentera suman un muerto más que, tres y dos respectivamente.

El repunte se produce principalmente en vías urbanas (12 fallecidos por siete del año pasado), bajando en las carreteras (40 frente a 44).

Asimismo, la Comisión ha propuesto, entre otras medidas, el aumento de la vigilancia y el control en las vías más peligrosas mediante la reubicación de radares o la instalaciones de nuevos, más presencia de agentes y controles.

En la comisión, que se ha celebrado este miércoles en la Delegación del Gobierno de Baleares, también se ha acordado la creación de la Comisión Provincial de Educación Vial que coordinará las acciones de todas las administraciones con competencias sobre el tráfico.

Según han explicado desde la Delegación tras el encuentro, todas estas medidas están enfocadas a rebajar la siniestralidad en las Islas, que en lo que va de 2017 se mantiene en las cifras de los últimos años.

Durante la reunión, la jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago, ha recalcado “la estabilidad en el número de víctimas mortales de los últimos ejercicios, pese al auge turístico y el mayor número de desplazamientos por carretera que se viene registrando desde 2014”.

“Cuando se trata de salvar vidas humanas en nuestras vías públicas nada es suficiente y, por tanto, seguimos trabajando en reducir estas cifras”, ha resaltado Gago.

MOTOS

Además, la jefa provincial de la DGT ha destacado que este ejercicio se han producido muchas víctimas (19 del total) y accidentes de motos (involucradas en una veintena de sucesos), especialmente en Ibiza.

Entre los motivos está el aumento del parque móvil de motocicletas, que ha pasado en Baleares de 77.000 en 2007 a 134.000 en la actualidad.

Según han resaltado, el uso del teléfono móvil se une al consumo de drogas y alcohol como uno de los principales causantes de accidentes al volante (cerca del 40% de los fallecidos en accidentes de tráfico dieron positivo en alcohol y/o drogas).

Entre las peticiones planteadas por los consells insulares está la de instalar nuevos radares fijos en las carreteras más peligrosas y transitadas de Menorca e Ibiza, así como el incrementar el número de controles de alcohol y drogas.

De esta manera, la DGT estudiará el cambio de ubicación o la instalación de nuevos radares según la viabilidad, priorizando las carreteras con mayor número de fallecidos o con mayor densidad de tráfico.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.