La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha dictado una sentencia en la que desestima el recurso de apelación del sobrino del empresario Bartolomé Cursach, Pedro Rosselló Cursach, contra su condena por un delito de obstrucción a la justicia.

En concreto, la Sala desestima el recurso interpuesto por la representación procesal de Pedro Rosselló contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Palma, que le condenó como autor a un año y tres meses de prisión y a pagar 5.400 euros de multa por amenazas a una testigo de la macrocausa que investiga la presunta trama corrupta en la Policía Local.

El tribunal confirma la sentencia en su integridad y declara de oficio las costas procesales. De este modo, asume la totalidad de los hechos probados por la primera sentencia.

En su resolución, la juez acordó conceder a Pedro Rosselló Cursach el beneficio de la suspensión de la ejecución de la pena impuesta, condicionado a que no cometa ningún delito en el plazo de dos años y seis meses; y en consecuencia decidió su inmediata puesta en libertad. Rosselló había estado privado de libertad algo más de tres meses.

El recurso de apelación de la defensa del sobrino de Cursach argumentaba una supuesta vulneración del derecho fundamental a la presunción de inocencia y vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva y solicitaba la libre absolución del acusado.

Ante esto, los magistrados de la Audiencia consideran que se practicaron pruebas de cargo válidas y con significado incriminatorio suficiente para estimar acreditados los hechos delictivos.

La sentencia no es firme y contra ella cabe interponer recurso de casación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.