Bartolomé Cursach

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma ha dejado “sin efecto” el traslado del empresario Bartolomé Cursach a la cárcel de Alicante II, a donde fue llevado el pasado junio desde la de Palma.

La sala ha estimado el recurso de apelación interpuesto por la defensa del empresario encarcelado contra el auto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 con lo que revoca el mismo y estima la queja del propio Cursach al considerar el traslado “nulo de pleno derecho”.

En el escrito, se considera una “exigencia ineludible” la motivación de la resolución que acuerde el traslado del interno, cosa con la que no cuenta el caso. “Simplemente no contamos con resolución o acuerdo alguno que, como tal, haya podido ser notificado al recurrente”, se explica.

A renglón seguido, se agrega que “lo anterior, por sí solo, supone un desviado actuar administrativo que entronca de manera directa con los derechos fundamentales”.

Así, el auto señala que “al no constar el acuerdo de traslado del interno, ni su notificación al mismo se constata la vulneración de derechos por falta de motivación y desviación de poder en el uso de las facultades que el Reglamento Penitenciario reconoce a la Administración”.

Con esto, se expone que al haber prescindido del “trámite fundamental” de la motivación del traslado se determina que la decisión es “arbitraria y produce “indefensión”. Esta resolución es firme y contra ella no cabe recurso alguno.

La defensa de Cursach, representada por Vicente ‘Coco’ Campaner, ha interpuesto distintas denuncias contra la directora de la cárcel de Palma por el traslado a esta prisión valenciana.

En una, alegó que se podría haber incurrido en un delito de prevaricación, uno de detención ilegal y otro de coacciones. En la otra, denunció un presunto delito de falsedad documental.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.