La Audiencia Provincial juzga a partir de este martes a P.L.M, una mujer que robó 700.000 euros a una entidad bancaria, aprovechándose de un contrato de financiación a corto plazo (factoring) mediante el que presentaba facturas falsas, simulando pedidos y suministros materiales.

La mujer era la accionista mayoritaria y administradora de dos empresas y en julio de 2007, con una y en junio de 2009, con otra, suscribió un contrato con el que descontaba las facturas emitidas por la prestación de servicios a terceros, que luego el banco se ocupaba de cobrarles.

Así, a partir de 2011, la acusada, con ánimo de obtener un provecho patrimonial, presentó “en múltiples ocasiones” facturas mendaces consiguiendo de la entidad bancaria una cantidad aproximada de “700.000 euros que incorporó a su patrimonio y no ha devuelto”.

Según el escrito del Ministerio Fiscal, los hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental por los que le piden una pena de prisión de cuatro años, así como a una multa de 12 meses de multa a razón de seis euros el día.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.