ISAAC MORILLAS/FEH

El halterófilo español Josué Brachi reconoció no haber hecho su “mejor marca” para lograr el bronce en arrancada en la categoría de 56 kilos del Campeonato del Mundo de Anaheim (Estados Unidos), y celebró la consecución de un premio “inesperado” que espera que “no sea el último” y que llega después de haber superado “un aspecto psicológico” que le daba “muchos problemas”.

“Ha sido una cosa inesperada y estoy muy contento. Es la primera medalla, pero esperemos que no sea la última”, admitió Brachi en una entrevista para ‘LaLiga4Sports’. “No he hecho mi mejor marca, pero he hecho lo suficiente para estar ahí arriba. Me dijeron que había que hacerlo y por supuesto lo he hecho”, añadió.

El sevillano logró levantar 118 kilos en arrancada, lamentando no haber podido alcanzar un peso mayor. “Una lástima esa última arrancada porque se me había quedado un poco delante y con esos pesos es ya muy difícil lucharla, pero bueno, en el dos tiempos me he encontrado muy fuerte”, valoró el medallista español, quien sumó también 140 kilos precisamente en dos tiempos y 258 kilos en total que le colocaron quinto en la clasificación.

Esta medalla de bronce, la segunda en un Mundial para la halterofilia española desde la que logró Lorenzo Carrió en 1997, es un reconocimiento al “viaje bastante duro” que afrontó Brachi para este Mundial. “De la cabeza no estaba muy bien, pero gracias a mis entrenadores y a mi psicólogo, me han ayudado muchísimo a superar un aspecto psicológico que me estaba dando muchos problemas”, confesó.

El deportista español cortó así una mala racha tras su participación en los dos anteriores Campeonatos del Mundo. “Habíamos empezado muy bajo para lo que solía empezar en otros campeonatos, pero lo hice para ir reforzándome psicológicamente en este campeonato y ya en el siguiente iré a por todas”, resaltó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.