Granados denuncia que no se juzgue en la causa a Marjaliza, que se benefició del ‘chivatazo’

Francisco Granados

El abogado del exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados, José Javier Vasallo, ha denunciado este martes en el arranque del juicio por el ‘chivatazo’ que no se juzgue en esta pieza de Púnica al cerebro de la trama, el empresario David Marjaliza, ya que éste se vio beneficiado de la advertencia que le hicieron dos guardias civiles a Granados de que estaba siendo investigado.

Durante el turno de cuestiones previas, el abogado ha pedido la nulidad de los autos con fecha de 16 de septiembre de 2015 y de 9 de junio del siguiente año al entender que tienen una “falta absoluta de motivación” por no sentar en el banquillo de los acusados a Marjaliza, que sí declara como testigo en esta vista oral que se prevé que dure hasta el jueves.

Se trata del primer juicio de la trama Púnica que juzga al exalcalde de Valdemoro y a los dos guardias civiles José Manuel Rodríguez Talamino y José Luis Caro Vinagre por el ‘chivatazo’ que le dieron al político de que estaba siendo investigado por sus negocios en esta trama. Por estos hechos la Fiscalía pide tres años de cárcel cada y les imputa delitos de revelación de secretos y aprovechamiento de revelación de secretos.

El letrado del principal acusado ha pedido igualmente la nulidad de las escuchas practicadas durante la instrucción de la causa, en concreto las que se efectuaron entre el 15 de julio y el 13 de octubre, porque entiende que son “intervenciones en prospección” y que infringen las reglas del control jurisdiccional; petición a la que se ha adherido la letrada de Caro.

NUEVA DOCUMENTACIÓN

Por su parte, las fiscales del caso Carmen García Cerdá y Teresa Gálvez, han aportado al procedimiento una serie de documentos que ya obran en el sumario, como los autos de entrada y registro de la acusada y secretaria personal de Granados, Ana María Ramírez Fernández, y de los suegros del exdirigente ‘popular’.

También una hoja de calendario de septiembre de 2014 para poder seguir la secuencia de llamadas telefónicas, correos electrónicos, así como determinados informes de prensa “obtenidos de fuentes abiertas” relacionados con el considerado ‘cabecilla’ de la trama Púnica.

Asimismo, la Fiscalía ha solicitado una nueva testifical, la de un agente de la Guardia Civil que realizó las escuchas objeto de este procedimiento, petición que el abogado de Granados ha pedido que se rechace porque, según ha dicho, no se puede utilizar este proceso “extraordinario” para interesar una nueva cuestión previa sin “justificar la necesidad”.

Vasallo también ha pedido al tribunal presidido por la magistrada Manuela Fernández Prado que el orden del interrogatorio de los acusados sea inaugurado por Rodríguez Talamino, seguido de Caro Vinagre y, por último Granados, tal y como aparecen en el escrito de acusación de la Fiscalía. La jueza ha explicado que las preguntas a los encausados se establecerá según interese al Ministerio Público.

Por su parte, la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) -que ejerce la acusación particular en el procedimiento y pide seis años de cárcel para cada uno de los investigados– no ha presentado ninguna cuestión previa.

REVELACIÓN DE SECRETOS

En su escrito de acusación el Ministerio Público expone que en septiembre de 2014 Talamino informó acerca de la investigación a su amigo Caro Vinagre, en excedencia desde el año 2000 ya que llevaba desempeñando cargos de confianza en la Comunidad de Madrid promocionado por Granados. Luego informó al expolítico popular.

La Fiscalía denuncia se facilitó “información reservada” sobre estas pesquisas entorpeciendo gravemente el curso de la investigación que llevaba a cabo el Grupo de Delitos contra la Administración de la Guardia Civil y menoscabando la prestación de ese servicio público y causando un importante daño a la causa”.

No hay comentarios

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.