Foto: Reuters

El Ejército sirio y las milicias aliadas han tomado el control absoluto de la localidad de Albu Kamal, la última localidad de importancia que controlaba el Estado Islámico en Siria, según ha informado este domingo un servicio de noticias militares controlado por la milicia libanesa Hezbolá, aliada del Gobierno sirio.

El Gobierno sirio ya había anunciado a principios de mes la toma de Albu Kamal –situada muy cerca de la frontera con Irak–, pero una contraofensiva yihadista de las células durmientes presentes en la localidad hizo retroceder al Ejército.

Tras la toma de Albu Kamal, solo quedan del califato proclamado en 2014 apenas unas pocas aldeas en la rivera del Éufrates y algunas regiones desérticas, así como ciertos bastiones aislados en otras partes del país.

“El Ejército sirio y sus aliados del Eje de la Resistencia han expulsado al Estado Islámico de su último bastión en suelo sirio”, ha informado el servicio de noticias militar de Hezbolá. El Eje de la Resistencia es el término empleado para describir la alianza entre Irán, Siria y las milicias chiíes como Hezbolá.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización con sede en Londres pero con fuentes dentro de Siria, ha informado este domingo de que la mayoría de los milicianos del Estado Islámico se han retirado de Albu Kamal y ha advertido de que aún hay combates a las afueras de la localidad.

Por otra parte, la agencia de noticias oficial siria, SANA, ha informado de que el Ejército y “fuerzas de apoyo” han recuperado este domingo el control de las localidades de Haran y Hardané, en la provincia de Hama, en el noreste el país, tras una operación contra las milicias del Frente Al Nusra, afín a Al Qaeda.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.