La calle Manacor ha vivido durante la noche de este viernes un grave accidente. Un turismo ha chocado contra una palmera después de subirse a la mediana. Su conductora salió por su propio pie del coche con heridas leves, pero la situación más preocupante es la del copiloto: su estado es crítico.

El accidente de tráfico se ha producido hacia las 00:30 de este viernes. Un Seat Ibiza rojo en el que iban dos jóvenes de 26 años circulaba por la calle Manacor a la altura de Bingo Rosales en sentido hacia la ciudad de Llevant.

De repente, la chica perdió el control del vehículo y se subió contra la mediana, que hizo de rampa. Así, el automóvil se levantó e impactó a dos metros de altura contra una palmera. El choque se produjo con el lateral derecho del coche, donde iba el acompañante. Además, arrancaron un poste de madera del que colgaban cables con las luces de Navidad. Después, quedó cruzado sobre la otra parte de la calzada, en sentido hacia el centro de Palma.

En seguida dieron aviso a los equipos de emergencias. Al lugar se desplazaron la Policía Local, ambulancias y los Bomberos de Palma, así como efectivos de Emaya para limpiar los restos del accidente.

La conductora estaba fuera del coche cuando llegaron los primeros efectivos. Pero el hombre aún estaba en su interior. No respondía, estaba inconsciente. Así, los Bomberos de Palma junto a los sanitarios le sacaron por la parte del piloto, ya que su puerta estaba muy dañada y suponía una mayor dificultad.

Tras esto, ambos fueron trasladados hasta el hospital de Son Espases. La conductora estaba leve, pero la preocupación se centraba en el copiloto. Su estado era crítico.

Durante una hora y media, la calle Manacor en sentido hacia el centro de Palma quedó cortada al tráfico.

Los agentes intentaron hacerle la prueba de alcoholemia a la mujer, pero ella se negaba. Decía que no podía o no sabía. Visiblemente estaba bajo los efectos del alcohol o algún tipo de estupefaciente.

La conductora aseguraba que no se acordaba de nada del accidente, pero que sabía que no iba rápido. Sin embargo, un testigo refutó sus palabras. Admitió que él iba a 60 km/h, cuando en la calle Manacor solo se puede circular a 50. Pues bien, afirmó que había visto cómo la chica le pasaba a toda velocidad. Calculaba que debía de ir a unos 80 o 100 km/h. Ahora la Policía Local de Palma se encargará de investigar los hechos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.