Baleares ha registrado 530 veces la presencia de medusas en sus playas durante este verano, una cifra inferior a la del verano de 2016 cuando se presenciaron más del doble, según los datos recogidos por el Sistema de Observación de medusas de la Comunidad Autónoma.

De las especies más abundantes, destacan la Pelagia noctiluca (360 observaciones), seguida de la Rhizostoma pulmo (110 observaciones) y la cotylorhiza tuberculata (25 observaciones).

En concreto, el Sistema de Observación tiene como objetivo predecir la llegada de medusas a las zonas de baño. Sin embargo, explican, antes deben recopilarse series de datos largas, tanto de las variables ambientales como de la abundancia de medusas y la respuesta al control ambiental en las diferentes fases de vida por las que pasa.

Este es precisamente uno de los aspectos centrales en los que trabaja un equipo multidisciplinar del Govern, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Sistema de Observación Costero de Baleares (Socib), que desde 2014 implementa un sistema en el litoral.

Con este, colaboran socorristas (en más de 120 playas), trabajadores del Servicio de Limpieza del litoral de la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca (con 66 puntos de observación) y los vigilantes de todas las reservas marinas.

El sistema incluye una plataforma web y una base de datos asociada que recoge las observaciones varias veces al día. Gracias a este sistema, explican, se han podido registrar más de 80.000 datos desde el comienzo del proyecto, la mayoría de las cuales indican la ausencia de medusas.

Desde el Govern, indican que el sistema de observación desarrollado e implementado en Baleares ha sido reconocido “por su excelencia”, tanto científica como de gestión del medio marino, en foros internacionales de expertos.

Además, aseguran que gracias a que diferentes servicios del Govern trabajan con los científicos para registrar las observaciones diarias de medusas en tiempo real, se ha construido “una base de datos relevante” generada bajo estándares científicos que permiten “un conocimiento sólido de los episodios de llegada de medusas y de la implementación de futuras acciones de mitigación basadas en el conocimiento”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.